11 abr. 2016

24/7

Oscurece y el antifaz somete a las lágrimas. Se hace difícil bailar a los deseos incumplidos, sin las uñas rasgando la espalda.

En la fría hora de resguardarse bajo las mantas, cogió frío la conciencia. Entre los crímenes de la mente insana estaba destilar poesía en su sangre y dejar huella en las venas con cada latido. A la pasión le cuesta vivir con la sensatez sabiendo lo que ésta ha hecho.

La noche de máscaras se hace adversativa con el amanecer, y el mínimo rayo de luz hiere al iris. El día se hace largo porque las esperanzas son cortas, y la armonía si fuera cadáver ya estaría enterrada bajo las hojas del cerezo.

No trata el ave en moribundo vuelo de agitar las alas en balde, sino de guardar bajo el plumaje las últimas caricias del aire.