31 dic. 2012

Citrinella.

Exhorta sus cabales al borde de la locura,
para perpetrar la creación de la inspiración.

Es la roca de la pertinencia, la que su juicio desmonta,
en favor de fina llama en su tez pétrea.

El viento que mece sus horas no entiende de sacrificios,
mientras el ave emberiza se deshace en gritos.