15 ago. 2012

Es caer, es morir.


Carta a carta,
deshoja el destino
una vida, o un cuento
de cualquier forma real.

Arrinconado,
siempre con su fe,
el niño que perdió una,
de tantas, oportunidades.

Cada calma,
de frío mezquino
que dicen, según miento
pierde toda ansiedad.

Tú abrazada
a un millón de distancias,
que no tienen salida, que dices,
son un final para una historia sin fin.

Aprendiz sea
de estos errores
su mirada incolora,
de las sin horizonte alguno.

Tenga esclava,
de deseos tu gracia,
la dignidad, de la que prescinde,
con tu levitar, con tu ser nieve en abril.

Es caer, es morir,
en la piel que tu sombra dibuja.