28 feb. 2011

Primera escena de la primera secuencia. -Caer.-

Interior, casa del protagonista. 21:00 pm aproximadamente.

Entra en su habitación con la persiana a medio bajar, dejando la puerta abierta y ante un desorden importante.

Cogió el litro de cerveza, la guitarra, y se tumbó sobre la cama.

-Voz de narrador:

No quería saber nada, nunca supo nada, no había tiempo para descubrir nada, aquel lugar, aquel momento, él, no eran nada. Los amigos invisibles han muerto, los reales están demasiado vivos. Echa de menos momentos con alguna compañía efímera. 

Bebe, toca, no fuma, pero no le hace falta para tener la salud maltrecha, se basta.

-22:00 pm-

Oscurece, es tarde. Arroja el despertador por la ventana, va a por otra cerveza al salón. No quedan, encuentra brandy, se sirve una copa y lo mezcla con algo de gaseosa que encuentra. Sigue bebiendo, enciende el televisor, hace un gesto de desagrado, lo apaga y deja caer el mando.

No se tiene en pie, cae sobre el sillón.

-Voz de narrador:

Si no tenemos donde ir, si no hay ninguna razón para vagar por un lugar donde no pedimos estar, a veces, tan solo a veces, querremos enterrar cada paso que dimos y, como un niño que aprende a andar, poder llorar por una estúpida caída, sin importar que el mundo sea una futura caja de desgracias. 

Cierra lentamente los ojos, la copa cae al suelo.

_________

Ya empezaba a estar cansado de, simplemente, ver cine. Por lo que poco a poco uno intenta asomar cabeza por distintas vías relacionadas con el mundillo. Esto es el comienzo provisional de un guión, y mientras tanto, porque va para largo, junto con un amigo trataré de hacer algo útil con tantas horas gastadas en ver películas:

http://elcuadernodejohndoe.blogspot.com/

25 feb. 2011

El silencio de Billy.

Ambos sentados en el mismo sillón, largo y cómodo, sin nadie más molestando en toda la casa. Billy no se encontraba demasiado bien, de las tres botellas de whisky quedaba tan solo media. Aún no era demasiado tarde, llevaban toda la noche perdidos en una marabunda de conversaciones existenciales, el aburrimiento y el mal tiempo era la causa de todo. A Tom aún le quedaban ganas de charlar.

-Desde luego es difícil ser pionero en esto de la filosofía, todo el mundo se encuentra más inspirado con unos tragos de más, la realidad nos encierra en ella y no podemos ni queremos apartar los ojos. La posibilidad de estar viviendo en una caja de zapatos metida en otra caja de zapatos, que a su vez también lo está, siguiendo esa nueva la misma serie hasta que al final no haya caja es casi remota, pero ¿Si lo es?.Solo el subconsciente podría llegar a salir de este lugar, al fin y al cabo es como entramos. Y quizás los ojos no sirvan para ver más allá porque han sido fabricados por estas cuatro paredes para ver solamente lo que hay en ellas, igual que los oídos para no escuchar más allá. Pero sí, así somos felices, esa felicidad que más que querer conseguir, queremos no tener que añorar, ni echar de menos.

Cargó un par de copas para los dos y brindó en solitario, Billy estaba medio tumbado, con los ojos cerrados y sin articular palabra o movimiento alguno.Tom siguió hablando sin inmutarse.

-Es como debe ser, estamos bebiendo para no tener que ir mañana a levantar una revolución contra el mundo que nos aplasta a diario. No, claro que no lo haremos, porque estaremos demasiado ocupados con la resaca. No es necesario pensar en un mañana cuando puedes autodestruirte hoy, mañana y pasado. Autodestrucción, es el futuro de éste, nuestro apacible y superficialmente estructurado, mundo humano. Ante la falta de evolución las cosas involucionan, pero si uno no quiere permitir eso, tan sólo queda destruirse a si mismo, destruyendo los valores que puedan hacer querer evolucionar, pero en un mundo donde son los electrodomésticos los que avanzan, en lugar de las personas, la palabra evolución se usa para rellenar los diccionarios de insatisfechos filólogos.

Billy se comenzó a resbalar del sofá, golpeando la mesa con la rodilla y haciendo caer su copa al suelo.

-Oh, mira lo que has hecho, desperdiciando el maná que el señor ha traído para ti, casi podría decirse que eres un enfermo tan adicto a sus medicinas que ya no le caben más. Pero bueno, todo esto son tan solo palabras, no podemos creer en un mundo sin ellas, de hecho, comienzo a pensar que el mundo son ellas, dependemos tanto o más de ellas que del oxígeno. Y lo que es peor aún, podemos necesitar tanto las conversaciones intrascendentales que nos volvemos dependientes, repudiando el resto, prefieres un saludo a la respuesta sobre qué hay después de la muerte, un adiós antes que una explicación de porqué te abandona. Y antes que escuchar a nuestro corazón, pedimos al mundo que nos de conversación sobre el nuevo sabor de Cocacola. Es mucho más anestesiante, desde luego.  ¡Bienvenido al siglo XXI, Tom!

Entonces éste resbaló del todo y se dio con la cabeza en la mesa, tirando botellas y vasos al suelo.

-Madre de Dios, ni que tuviera pensado limpiar mañana, desgraciado. En fin, te vendría bien dormir, a veces hablamos demasiado, eh Billy.

_____________

Definitivamente...


20 feb. 2011

Confesiones. (II)

Se puso las botas, volvió a mirarse en el espejo, el flequillo descolocado, como siempre.

Semáforos, los odia. Coches, no le causan agrado salvo cuando va en su interior, y sin conducir. Perros, le gustan pero le entristece ver a tantos abandonados, y él no posee ninguna mansión donde hacerles un paraíso precisamente. Unos críos, no se le dan bien los críos, ni él les cae bien, ni a él ellos del todo. Estaban jugando con una pelota, no tenía ningún encanto minimalista, pero parecía mejor que aquellos drogatas precoces casuales las noches de los sábados. Eran una niña mayor y dos críos especialmente enanos, se apartaron y ella abrió la boca.

-Ey, hola -giró la cabeza y respondió de la misma forma, mientras no cesó de caminar- ¿Eres marica?.

Entonces él paró en seco. Caminó lentamente hacia la niña, que apenas parecía tener doce años, y le dirigió la palabra.

-¿Alguna vez han estado apunto de arrancarte la lengua? No, no creo, eres demasiado inocente, eso y que una mente tan cortita como la tuya no supondría ningún peligro para nadie, eres tan inútil e ignorable como una caja de preservativos vacía. Que por cierto, si tus padres pudieran volver atrás en el tiempo, después de ver cómo has salido, apreciarían más la protección.- Después de eso se hizo varios segundos de silencio y todo siguió su curso.

Y no, nunca se consideró un hijo de puta, al fin y al cabo como le había dicho una amiga hacía poco, la vida es sobrevivir; Teniendo en cuenta que hay seres vivos que deberían dar las gracias a un Dios que ojalá existiera, no es demasiado odio desear alguna que otra muerte insufrible de vez en cuando.

Parece que definitivamente si somos los "hijos medianos de la historia, educados por la televisión para creer que algún día seríamos millonarios"; pero esos millones no son más que la mierda que ahoga este mundo como una isla perdida en mitad del triángulo de las bermudas.

Aquel día no se levantó con ganas de escribir sobre lo bello de la tristeza ni los sentimientos de una vida atormentada, simplemente el mundo le apestaba; Y entre tanto, llegó a la conclusión de que ya era algo habitual.

Harto, la palabra es harto.

___

Admiro a Michael jackson ¿Algún problema? En caso de que la respuesta sea afirmativa, hablen con mi abogado. Yo de momento, tengo tantas ganas de hacer headbanging como de bailar con música realmente bailable.

Maldita sea, a veces incluso yo me encuentro raro a mi mismo.



Supongo que odiar al mundo de forma generalizada (que no absoluta) e intentar ser feliz tiene sus daños colaterales.

PS: There´s something, aboooooout you baby that makes me want to giiiive it to youuuuu(8) 

19 feb. 2011

Diario de Ixión, primer inciso.

Escrito tras la primera parte.

Despertó tambaleándose.

Definitivamente, no era necesario esperar más, no para engañarme fríamente de nuevo. Me di una última oportunidad y fracasé.

Ahora, días después, divago y pienso en cuán cruel sería beber hasta vomitar cada resto de vida.. Una muerte que no pasara desapercibida, y algo que contar sobre ella más adelante. Y es que incluso los héroes son olvidados, relegados al olvido por generaciones que se asientan en un mundo sin necesidad de héroes, pero más putrefacto aún si cabe. La gloria se perdió en algún lugar mientras no paramos a pensar en los daños colaterales de infectar la vida con cloroformo defectuoso, puesto que yo al menos, nunca dormí bien.

Por un momento dudo, espero y dudo. Tras un momento me afirmo a mi mismo que he perdido el norte. Y justo antes, las ganas de apretar un gatillo y un cañón contra la sien se hacen casi delirantes.

Dormir, debí haber dormido más la noche anterior.

Mártires de una fe en revolución, palpitan una y otra vez, corazones anclados a la perdición de pecados tan humanos como respirar con egoísmo en una cámara de gas. Hace muchísimo tiempo de que nos perdiéramos por casualidad en un frío día de invierno. Esos inviernos que nunca terminan, nunca deja de hacer frío si no comienza a hacer calor. Y para qué engañarnos, en todas nuestras almas hace falta calor.


18 feb. 2011

Si la vida es perder batallas

Algún día daré por perdida esta guerra.

Nunca se te ha dado bien soportar un fracaso...

Algún día lograré olvidar todo.

Sin tan siquiera saber si quieres olvidarlo...

Algún día podré decir te quiero sin miedo.

Lo que de verdad te preocupa es llegar a escucharlo...


Algún día tendré mis malditas alas.

Para después no poner empeño en volar...


Algún día recobraré las ganas por vivir.

Si de verdad estuvieras seguro de querer vivir...


Miedo, compasión por uno mismo, traición al valor que reside en algún lugar de nuestro interior, esperanzas maltratadas por la fe innata del corazón.
Y perder la misma batalla una y otra vez, para tener cada vez más ganas de levantarte y volver a morder el polvo, porque, en el fondo, no es que seamos masoquistas, es que amar demasiado algo excusa incluso el cruzar por accidente una vía de tren en pleno momento fatídico.

Como dijo Françoise Sagan, escritora francesa, una vez: "He amado hasta llegar a la locura; y eso a lo que llaman locura, para mí, es la única forma de amar" 

15 feb. 2011

Prisioneros.


Soledad pidió perdón a Perversión, y ésta a su vez complació al carcelero.

Creyó tener a quien querer, incluso amar.
Nunca supo de su incredulidad,
demasiado tarde quizás.

Soledad se siente abandonada, Perversión acomplejada y la cárcel es tan pequeña que casi pueden abrazarse sin sentirlo, sin sentido, sin tiempo.

Las cárceles son un lugar perfecto para vivir, pensó antes de reventar de nuevo los nudillos contra la pared.

A Inconsciencia no le apetecía saber nada de ellos, y pasó la noche destripando deseos, esos deseos que Niñez hará echar de menos a todos y que la mayoría ahogan en bares trasnochando, derramando a Libido en callejones, vendiendo a Dignidad al mejor postor y fabricando parches de Ilusión para heridas abiertas por nuestra siempre querida Vanidad.

Alguna vez intentó decirle que no estaba sola,
y perdió la lengua en el intento.

Él era la pura Perdición y ella la impura Indecisión,
nunca supieron ser dos.

Maldición habló de forma clara, todos estamos malditos. 

Corazón sabe que la prisión de la mente es el único lugar donde lamer como perros la libertad, no existe más gloria que la de dar la vida por algo, o vivir con un destino, el resto son castillos de arena hechos en plena tormenta.

Y si, nos encanta hacer jodidos castillos de arena en plena tormenta.