29 dic. 2010

La locura de un niño

Algunos desfiguran personajes que trataban de dar mensajes esperanzadores, los adolescentes normalmente sienten inquietudes muy poco duraderas, quizás mientras tanto conserven dicho mensaje intacto, para luego morir en un soplo de aire, una maña cualquiera, tras un despertar cualquiera.

Esos mensajes son los hijos de los hijos, y un escritor cualquiera, una noche del mismo parecer, decidió no volver a escribir. Ese escritor, decidió, a la mañana siguiente, deshacerse de todo lo que había escrito a lo largo de su vida. Un mes después, había recorrido el mundo entero. Un año después, tuvo un hijo. Una década después, el segundo. Cien años después, su hijo le llevaba flores a su lápida treinta años después de su muerte, en la lápida figuraba difícilmente leíble una frase: "Escribe tu vida y lee lo que el mundo ha escrito para ti."


Ni él ni su hijo han existido, al menos no más que ninguno de nosotros, ni menos.

Con los años, muchas veces, existe la sensación de haber cometido errores al elegir, los errores dan sentido a gran parte de la existencia, nunca hemos querido existir, y quemamos más de un libro de esos que narran nuestra vida al mundo, o los enterramos, el recurso que más viable nos parezca.

Somos meras posibilidades, somos unicornios parlantes en la mente de un loco, fantasmas de circo para un lector muy imaginativo, muñecos abandonados del niño que nunca quiso jugar. Existimos en las elecciones erróneas o acertadas que una vida puede escoger, existimos en todas y cada una de ellas, sin dejar, nunca, de existir para ninguna.

Aquel escritor, también decidió, la misma noche, escribir la historia de cómo un atormentado joven abandonaba sus sueños de novelista, viajaba por el mundo, tenía un hijo y dejaba alguna cita representativa para su lápida.

___

*El siguiente epílogo podría considerarse un spoiler de la película Las vidas posibles de Mr.Nobody.

-En esta vida, tu no existes, no sé porqué, sólo el arquitecto lo sabe.

-¿El arquitecto?

-El niño, el que fue corriendo detrás del tren.


Nemo Nobody, conversando consigo mismo, en Las vidas posibles de Mr.Nobody



25 dic. 2010

Nieve de cartón

Para los que nunca hemos necesitado de espíritus alentadores sociales, esto tan solo es un pequeño destrozo del alma más.

Toda una vida en la que se respira una realidad tristemente forzada, y ahora, junto con la nieve (esa que algunos nunca veremos salvo giro completo en nuestro futuro), sonrisas sostenidas con hilos trasparentes para los ojos, pero no a una sensatez medianamente despierta. 

Supongo que alguien se me ha debido adelantar en decirlo, si digo que todo esto es una farsa aborrecible pero que tiene algo de bueno en su interior. Por esa, y más razones, no lo diré. Quien tiene algo bueno en su interior lo tiene aunque las navidades sean tristes, y no tan "felices" como se predica. De hecho debe haber gente que pases unas putas y asquerosas navidades, no tengan forma alguna de hacer regalos a ningún ser querido, pero de alguna forma, tengan un corazón infinitamente más grande que todos los centros comerciales, San Nicolases, abetos adornados hasta la saciedad y villancicos estruendosos de este, nuestro tan poco material, siglo XXI

Mi regalo para todo el que lea esto es un simple pero sincero abrazo, si lo quiere.

___

Bueno, añado a lo dicho que empiezo a adorar la voz de un hombre al que nunca antes había prestado demasiada atención, a pesar de conocerle.

20 dic. 2010

El poeta abandonado

-La belleza es tan solo lo que la droga a nuestro sentido común, no ha de importarme nada que pueda considerarse material, ni superficial.

Se dijo a sí mismo. Mentía, pero aún así lo mantuvo. Creyó que se dormiría de un momento a otro, el sueño hace de muchos recuerdos adornos olvidados muy útiles para sentirse mejor con uno mismo cuando la mente se juzga a sí misma.

Pasado el rato, se convenció de que no era el momento, quizás aquella promesa que acababa de hacerse sería tan real como las horas que pasaban sin cesar, quizás no fuera uno de esos placebos para conciliar el sueño día tras día. Entonces se levantó, se dispuso pues a escribir, a componer poesía.

Y la pluma se detuvo justo antes de rozar el papel. Helado como el viento de aquel invierno, no era capaz de moverse, ni plasmar idea alguna.

Su mirada se mantenía fija en la pluma, amaneció y anocheció de nuevo, pero nunca encontró la forma de apartarla, enloqueciendo en sus adentros, sin inmutarse. Supo, en algún momento de su absurda y desquiciada existencia, que, a veces, la poesía es mucho más que palabras.

Pero él sólo era un poeta, y la poesía no entiende más que de poesía...

_____

"Los únicos artistas encantadores que conozco son malos artistas. los buenos sólo existen en lo que hacen, y, en consecuencia, carecen por completo de interés como personas. Un gran poeta, un poeta verdaderamente grande, es la menos poética de todas las criaturas. Pero los poetas de poca monta son absolutamente fascinantes. Cuanto peores son sus rimas, más pintoresco es su aspecto. el simple hecho de haber publicado un libro de sonetos de segunda categoría hace a un hombre absolutamente irresistible. Vive la poesía que es incapaz de escribir. Los otros escriben la poesía que no se atreven a poner por obra." Lord Henry , en El retrato de Dorian Gray

11 dic. 2010

Confesiones. (I)

Todos nos despertamos miles de veces al cabo de nuestra vida, todos nos sentimos vivos alguna vez, y otras tantas muertos que vagan por puta inercia. Envidio a los que guardan en sus recuerdos los momentos de vida únicamente, esos momentos en que respirar basta para entender el significado de la felicidad, otros mientras tanto se ahogan, sin saberlo, poco a poco.

Sin sueños no se puede vivir, admitámoslo, son nuestros pilares para no derrumbarnos cuando nos abrazamos a aquello que más cerca tenemos de cuanto apreciamos sabiendo que, si no tuviéramos sueños por delante, no habría fuerzas si quiera para dar tal abrazo.

Hace no mucho tiempo de la última vez que me sentí vivo, sin embargo, no logro hacer memoria. Quisiera lograrlo. Aún tengo sueños por delante, pero me siento inútil para alcanzarlos.

Es tiempo de ilusiones, por lo que, por curiosidad, por simple curiosidad, esperaré a ver el final de esta cada vez más vulgar obra.

___________