1 jul. 2014

Ser y caer.

Si caes, despiertas, pero no olvidas;
recuerdas, no vives del rencor,
pero tampoco de las heridas.

Si caes, recompones la vida,
tropiezas, maltrechos los pies,
pero siempre caminas.

El ser es cuestión de uno, y más allá, todo te deshace. Desde el primer hasta el último amor, no hay ninguno que no te destroce en mil pedazos, dejando un puzzle interminable, sin principio ni fin.