29 jun. 2014

De leer y escuchar.

Aun con la soledad que podamos tener, y hayamos vivido más o menos situaciones en la vida, todo eso no importa. A fin de cuentas, tan sólo importa las veces que la vida nos haya puesto contra las cuerdas a lo largo del tiempo, y si hemos tendido que sobrevivir en soledad o no.

La vida es individual, quieras compartirla o no; debes dejar de engañarte: la vida es por y para cada uno. El amor es algo mucho más profundo que estar emparejado con alguien simplemente, no es compartir, es sumar.

Si todo sigue el mismo curso que hasta ahora, no creo que siga demasiado tiempo molestando en este mundo. Probablemente el día menos esperado me vea obligado a dejarlo, con todas sus consecuencias; quién sabe. No todos hemos tomado las mejores decisiones en esta vida, y toca admitirlo. Unas convienen más, otras son más difíciles. 

También he de admitir que yo sólo he venido a este mundo a querer dejar huella, y ello me va a costar la vida tarde o temprano, porque no soy nadie perfecto, y consiga mi objetivo o no, terminaré dando todo por ello.

Terminemos cuando sea, pero con una sonrisa, ¿no os parece? 
Ojalá estuviera hablando de una sonrisa compartida para todos vosotros, pero no se me permite ese privilegio. Por lo tanto, hasta más ver.

28 jun. 2014

Érase entre dos.


Ahora, bajo nieve y bajo el sol, 
entre niebla y con distancia,
sin sentido y con razón;
quiera el tiempo 
quieran los motivos,
queramos nosotros,
arremeta el viento;
pues no hay destino, 
no otro,
salvo imaginar contigo.

Éramos, somos y seremos; 
quiebre el tiempo, quiebren promesas.

No hay límites ni pasadas eras.


23 jun. 2014

Enteros.

Si cuando callaras te rompieras, sin esconderte, puede que hubieras sido más que versos, más que recuerdos; pero la motivación es el desconcierto, y no los sueños. Ya no somos niños, supongo.

Echo de menos todo, pero a menudo los sacrificios duelen toda la vida. Dame de tu voz por una última vez, quizás así pueda terminar con esto. Quizás. 

19 jun. 2014

Sin cielo no eres.

No hay trato con las estrellas, si el cielo se niega; no sé cómo pretendes crear todo de la nada tan fácilmente. Nunca se te dio tan bien desdibujar como a mí, sin embargo, esta vez tengo que reconocer una derrota.

A quien ha escrito sus demonios, no puedes pedirle que hable de ellos, no sin derrumbarse. Entonces, como deberías suponer, no estoy aquí por haber perdido, sino porque bajo estos hilos hace falta más humildad. No es de ser humano creer que se tiene la facultad de entender a los demás, mucho menos de saber qué están sintiendo. El decaer de hoy no es más que tus errores del ayer, que yo no puedo enmendar por ti; junto a mis tropiezos pensando que tú me ayudarías a acertar.

Ninguno hemos caminado por donde se debía, y si el cielo se niega, si no está por la labor, aquí nadie va a ver luz alguna.

6 jun. 2014

Transversal la lanza a los corazones.

Qué envidia de la imaginación el pasado, o qué tiene presente, en el momento de elegir.

Fracciones de segundo para escoger un camino; se hacen los días y las horas, los momentos que comienzan a no definirse en el tiempo. Tienes ante ti una imagen, en tus ojos, recreada por tu querer, y la desfiguras al instante por miedo a ceder. Eres feliz —o eras— piensas en cuándo y cómo fue todo camino del olvido aun a pesar de que nunca llegaría a él. No puedes olvidar murallas que han sido alzadas por encima de las nubes, quieres pensar que sí, y ahora te estremeces acunado en tus esperanzas.

No puedes llegar al verdadero camino sin desviarte varias veces, sin complicarte el trayecto forma que las facilidades sean nulas.

Nadie ha tenido tesoros en sus brazos sin sufrir para mantenerlos. Nadie ha estado en la sombra sin querer salir de ella. Con hilos de vida, rozamos el mantener unidos los tiempos vividos.

Alma, crea en tu cuerpo lo que en el mío no tiene lugar; tan sólo porque el tiempo no es capaz de apilar las piezas tal como debe.

Creamos un castillo para terminar observándolo desde la comodidad de la lejanía.

Quizás. Siempre quizás.

O por seguro querer, ansiar.

1 jun. 2014

Efeméride del día a día.

Hace tiempo que las raíces comenzaron a sangrar, nos dimos cuenta e incluso así pensábamos simplemente en dejar correr el tiempo y encontrar una respuesta en el futuro.

El futuro no siempre existe, y el presente sí, a cada momento. Pero no siempre queremos pensar en él, no siempre tenemos el valor necesario; es entonces cuando huimos a otro tiempo.

De tantear mueres, y de tantear vives; es todo lo mismo, si llegas al final sin la sensación de haber gritado un orgasmo diferente en cada instante.