30 oct. 2011

Diario de Ixión, octava parte.

Podría decir que te he seguido a todas partes, ahora simplemente he dejado de caminar; que he escuchado todas tus canciones, como un imbécil; que he callado para escuchar una y otra vez, y ahora no sé qué decir; que si no te he perdido para siempre, es porque jamás te he tenido. Va siendo hora de que acepte la vida tal y como se presenta.

Soy frío, y lo siento. Pero sólo porque hay un inmenso invierno entre nosotros.

No hay una maldita palabra.

Frío.


22 oct. 2011

Cambios y más cambios.

1. Me estoy replanteando dejar un mes de descanso a este blog. Siento que estoy sin inspiración alguna.

2. También sobre su nombre, quizás fuera más apropiado "Diario de Ixión". No me gusta cerrarme por culpa de etiquetas y el actual nombre quizás lo haga. Lo mantengo de momento por lo que significa para mí.

3. He de retomar, mínimo una vez a la semana, el blog de cine que abrí hace tiempo.

4. El cambio más importante de momento, apertura de un nuevo blog:

http://woodywindow.blogspot.com/

El próximo Martes, día 25 de Octubre, por la noche, comenzaré a escribir en él, seria y comprometidamente.

Un pequeño cambio radical con respecto a éste, si. Esa es una de sus intenciones.

El corazón sonámbulo.


Rareza nº2, escrita a fecha aproximada del 1 de septiembre.

Cicatrices, sé que te encantan, como dijo la herida a la sangre que quería ser libre. Esta noche vamos a destilar toda la ironía que nos quede en esta maldita vida. Y mañana, cuando despertemos, nos daremos un beso en la mejilla, como si nada. Como siempre. Como nunca. Como ayer. Como nunca. Cruzaremos el puente y nos ahogaremos.

Y todo esto porque a la palabra corazón la han extorsionado demasiado en esta vida. Consolándose, piensa que, al fin y al cabo, a las lágrimas las han violado incontables veces contra el paredón.

Hemos encontrado mil formas de morir de amor y de falta del mismo, pero ninguna de querernos.


21 oct. 2011

Mosaico de heridas cerradas.


Rareza nº1, escrita a fecha aproximada del 28 de septiembre.


1.1 Tatuajes sobre escamas.

Escribir por todo su cuerpo lo que el tiempo dice, como si no tuviéramos conciencia de que la tinta desaparece poco a poco cada noche, sin dejar rastro.

1.2 Despedidas entre desconocidos. 

Duerme, duerme princesa de las emociones, que el cloroformo del olvido no malgaste su empeño. Si despertarás o morirás en el intento es algo que está por descubrir. 

1.3 Entre ayer y mañana, tú.

Miras el reloj ansiando la hora. Transcurre y deja paso. Miras el reloj con desapego. Alguien sigue mirándolo con pavor a que el tiempo no vuelva tras sus pasos. Te echan de menos, cuanto más horas pasan.

1.4 Destiñe corazones

Te quiero pero no sé el porqué. Me quieres pero no sé cuando. Alquilamos una oportunidad y la vendimos a la suerte. El resto, son prácticamente mentiras que nos alivian.



-Mañana puedo enamorarme de cualquier sombra que pase por delante de mi enamoradiza estupidez, quién sabe. Sin embargo, desenamorarme jamás, demasiado nocivo para mi gusto. Será que malgasto mi vida en cuestiones más espontáneas, no lo sé. -





16 oct. 2011

Madrugadas.

Un día perfecto.

Se despierta, tira las mantas de la forma más rápida posible al suelo. Calor. Se sienta sobre la cama.
Piensa. Es tarde, no hay nadie en casa. Se han ido, todos. Le duelen los ojos, va al baño. 
Aún está mareado, resaca. Golpea el espejo.

Qué haces, qué coño haces.

Vuelve a golpearlo. Se rompe, pisa los cristales, se dirige a la cocina.

Prepara algo para desayunar

Sentado sobre la cama de nuevo, taza en mano, comienza a despertarse de verdad.

Acaba de desayunar, hora de vestirse. Hoy es un día especial, no coge cualquier ropa.

Está listo.

Coge las llaves, se dirige al balcón. 

Salta.



15 oct. 2011

Armonías I.




Por pura serenidad, por puro amor.
Cortó el hilo para poder caer.

Concesión del tiempo a la brusquedad de la pasión; cuando ama, cuando odia, cuando llora y cuando rompe a gritar de felicidad.

Quiéreme, promesa, si es que alguna vez has pensado en la más mera posibilidad de ser lluvia, sobre el fuego de la piel, después de tantas quemaduras.

Y párteme el corazón.
Quiero perder trozo por trozo el diario de esta locura.

14 oct. 2011

Armonías II.


Cegad, cegadme.
-Escuchaba atónita-.

No quiero ver más este mundo, mientras en él no pueda la vida ser algo más preciado; despreciando este gris colorido.

Que tenemos qué respirar, pero a falta de voluntad, un violín dice más que las maltrechas palabras de este mundo sin vida. Que si caen lágrimas, caen sobre mares, caen y se pierden para siempre.

Ya no es cuestión de felicidad.
Sencillamente dejaremos al corazón abrirse hasta que deje de sangrar.

2 oct. 2011

Por lo nunca dicho.

El árbol echa de menos sus raíces porque le separaron de ellas cuando aún no estaba seguro de qué quería exactamente hacer con su vida.

El águila para a contemplar un cadáver, es la dignidad del viento, que se confundió de sentido en una noche de éstas en que todos perdemos rumbos por preciados que éstos sean.

Algunos días nada consuela a una sensación, como la de perderse en la lejanía.

Miente el hasta pronto al no decir adiós. Benditas sean algunas mentiras.

Soñamos porque tenemos derecho, y hemos de seguirlo haciendo, qué demonios se nos pasará por la cabeza a los olvidadizos cuando recordamos la dureza de la vida y la realidad.

Si nunca lloraste en mi hombro, es quizás porque yo tampoco lo hice en el tuyo. Pero no hay nada comparable a reconocer un error. O si, quizás sea comparable a arrepentirse cuando no queda más remedio que asimilar.

Tengamos un futuro que honre al pasado, aunque sea porque no podemos cambiarlo.


____

Porque a Ixión no le apetece escribir mentiras en estos días de ingenua esperanza. Digamos que echar de menos ciertas cosas al mismo tiempo que se quiere conocer nuevas y se disfruta de momentos presentes, no es fácil de sobrellevar.