27 ago. 2010

...como hervir...

"Adiós..."

Y desperté con una cicatriz de fuego en la garganta, la sensación era como hervir en el interior de un cañón homicida a punto de ser disparado certeramente a la sien de mi propia conciencia.

Nubes que ahora son gritos desmoronándose en plena tormenta, cuchillas sedientas a punto de hacer de la justicia un mito insaciable, y a nosotros dos las víctimas de los sueños vacíos, los eternos imposibles...

No hay nada que no pueda estropear una despedida desafortunada.

21 ago. 2010

Gris amanecer

Aprendemos una y otra vez que lo único que queda es llorar sueños, derramar sin sentido el elixir de cada vida perdida… reescribir con mentiras el diario de de algo más que una vida.

Mientras tanto tiramos en vano de las cadenas del ayer, para sentir que podemos caminar con ellas, intentarlo y desfallecer justo en el momento en que llegamos al final.

El final de un día recién amanecido, con un amanecer ensombrecido…

Es la hora de ser realistas, no queda nada.

Ya ni siquiera queda un alentador suspiro de media noche en un día vacío, en una vida vacía, un futuro a punto de caer en el olvido, y un olvido al que damos la espalda.

Vivos que no respiran, engullen latidos en un mundo con el corazón extasiado, y predicamos nadar a favor de la corriente para caernos cuanto antes por la más próxima catarata.

No estamos muertos, no aún.

16 ago. 2010

Brillantez





"Extendió la mano hasta alcanzarla, justo antes de que decidiera soltarse..."

Dejó la pluma sobre el papel sin importarle mancharlo y se asomó a la ventana en busca de inspiración. Y es que hay veces en que uno no sabe si dar o quitar la vida ni la esperanza. 

Echa la vista atrás y no puede mirar el cielo...

Una estrella fugaz aniquilando el oxígeno a su paso y una noche menos para llegar a su ineludible final, una vez más, todos somos mortales, de alguna maldita forma...