31 jul. 2010

Sin llegar a ser uno

Un trozo de agonía, en un sangrante final, das la vuelta atrás, triste de ti, no alcanzas a olvidar...

Y te das cuenta de que no sabes ni siquiera plasmar, en un papel o una lágrima, tanta desolación, aquella que eres y has sido siempre. Pero arremetes una y otra vez, abriendo heridas imposibles de cerrar, caminando para volver atrás, por un camino fatídico. Las nubes tratan de alertarte, llueven sueños muertos y hace una leve tempestad, oscuros tonos embriagando una, vuestra, tumba de cristal.

Un cáliz suicida para borrar recuerdos, una noche de despedida, y una mirada con los ojos vendados...

Así es como ardió el mundo a nuestro alrededor y despertamos el uno junto a la soledad del otro, vacíos, y apartados de la realidad más allá de la mundana. Nunca quisimos perder la guerra de otra forma que no fuera luchando, y nos envenenamos de falsa felicidad antes de comenzar prestar batalla. Dulce derrota inaceptable, amargo respirar de crueldad, pues queremos volver a nacer.

Pero lo que somos está más allá de lo que el mundo quiera que seamos, somos una luz tenue y temblorosa en la impasible oscuridad, somos la sombra del amanecer, una mirada ciega, un corazón descorazonado, el grito ensordecedor del silencio, la panacea mortal, el sueño inalcanzable del mundo de los sueños realizados, el sentido de una vida sin sentido, el final de un principio eterno...



26 jul. 2010

悲しみ (Kanashimi - Tristeza)

Porque algunos momentos perduran por siempre... no tenemos forma de vivir sin ellos.

Y juro que tampoco quisiera hacerlo, son besos llevados de la mano por miradas que de alguna manera, llegan hasta el corazón y mueren tan solo cuando muere la pasión. Una sombra que simplifica una palabra, y un lugar que enmarca, cual prisión, un eterno adiós. Nunca más, no hay porqué, nunca más, no quieres saber el qué.

Adiós compasión, adiós sonrisas muertas, hasta nunca perfección. Y es que a cada minuto sin sentido parece morirse todo un mundo frente a mi, toda una vida sin fin.
Un sueño acomplejado, el sueño de un ser incomprensiblemente frustrado, luchando por no acabar triste en un lago a oscuras, absorbido por el tenue reflejo de una estrella. Una vez más... entre lazos mortales toca caminar.

De sobra sabes que los árboles de la esperanza por la noche son más brillantes, sin embargo huimos de ellos cuando sale la luna, quizás no estamos preparados para soñar con tanta luz.

20 jul. 2010

Instantes perdidos


Te quiero, o te odio, o no sé querer... ni odiar, y una vez más, perdido y sin nada que querer encontrar. 

O quizás si.

Nadar y nadar, como en un océano a oscuras, junto con el eco de una locura a exterminar algún día, cuando dejemos de danzar sobre cristales.

Te odio, te odio, te odio... y si, me encanta mentirme cuando es la solución menos dolorosa. 


Me encanta no mirarte cuando en realidad moriría por hacerlo, y degustar cada segundo de sufrimiento cerca tuyo, arder lentamente... a cada instante más intenso. 


Sé que tendrías miradas para cada momento, cada momento que jamás viviremos.

8 jul. 2010

Un par de trozos de ti



Mírame...

Pero no quieres mirar.

Abrázame...

Pero sabes que puedes quemar, y no lo harás.

Destruye el mundo por mi, y agotemos el oxígeno los dos solos.

Sabía que lo harías, por eso te lo pedí.




Cuidando las grietas, que ahora rompen una vez tras otra... los rostros que pueden mentir a quien es ciego, y la ceguera que solo maldice a los muertos, muertos que no supieron respirar la vida, una vida que intenta envenenar a quien pierde de vista su copa.