30 mar. 2010

Una última bala.

Raíces atrapándome una y otra vez, y es que no quiero dejar a un lado lo que soy, aunque a veces no lo admita.
Estoy cansado, no siempre he de escribir cosas bonitas, lo bello también está en un profundo silencio, en una mirada, en un gesto, en un beso, o en un latido.

He aborrecido de una maldita vez todo lo que me rodea, transformado en palabras cada río de lágrimas por culpa de algún que otro mortal. Y quiero descansar de una vez, olvidar todo, porque aquello que no recuerdas no puedes anhelarlo, y no, no quiero anhelar mas lo que me crea todo este gris halo.

Una bala por los errores pasados, otra por no saber paliar el sufrimiento ni propio ni ajeno, otra por encumbrar dioses de cartón, otra por no tirarme al precipicio a tiempo.

Y una última a mi salud.

-Futuros sueños de cristal, reflejados en los apenados ojos de un condenado inmortal.-

25 mar. 2010

Tumba de amor.

Te amo.

Me muero.

Nada mas, tan solo puedo sentir eso.

Cada noche la luna brillando ante mi, y en un leve descuido me abrasa con su reflejo, me he vuelto tan débil que casi no se distinguir si estoy loco o realmente te quiero. Me he convertido en alguien tan soñador a la par que melancólico... que casi podría decirse juego a andar por el borde del precipicio.

Sueños que amenazan con convertirse en pesadillas... cada noche guardando mis esperanzas, una simple sonrisa que me valdría para atrapar mi corazón como la garra de una bestia vampírica. Y aún ambos sabemos que nada es tan fácil como lo es soñar y aferrarse a ilusiones.

Añoro tus labios, echo de menos tu mirada, creo que nunca podré salir de la cárcel de cristal en la que me sumí y que puedo pasar una eternidad de dolor queriendo paliar los errores pasados.

Pero aún así nunca es hora de llorar, porque si me quieres no me querrás ver llorar, y si me quieres... entonces puedo decir que te amo.

23 mar. 2010

Lentamente...



Tan lentamente que casi pueda saborear cada segundo en que atraviesa una a una las gotas de mi sangre, y pueda gritar en mi asqueroso silencio una y otra vez, implorando la piedad que nunca se me dará.

De venas arrancadas estará adornada mi lápida, salpicada por mi negra sangre, apartada de la luz del sol, aullando bajo la luz de la noche imperecedera.  Así será después de mi agonizante ejecución.
Un segundo mas, casi puedo sentirme perder la conciencia...

Pero aún sigo escribiendo delirios, aún no soy solo un fantasma, vago perdido entre muertos y no muertos. Elegí morir sin arrodillarme, y ahora me arrodillo muerto. Nunca lloré en vida, pero muerto me deshago en lágrimas.

Tan lentamente que podré recordar cada instante como una vida en sí... tan lenta y dolorosamente que quizás, algún día... vuelva a vengarme.

Ahora estoy empalado por mi falso rencor. Buscaré la manera de volver a estar muerto... en vida.

16 mar. 2010

Roto, muerto, vivo.

Roto por dentro, acuchillado por los cristales y mi piel siendo quebrada cada vez mas... dulce dolor, hacía tanto tiempo desde la última vez que nos vimos...

Tu y la empalagosa agonía que hace supurar mis heridas una y otra vez, como la tuerca que nunca acaba de atornillar, que chirría y apura cada milímetro.

Ya veo que también estáis aquí... no me preocupáis ya, no como antes, eráis preciosa, eráis perfecta, eráis mi vida.... y ahora sois la sombra de lo que siempre desechamos, una deshonra a vuestro propio ideal, una caricatura de lo que odiasteis siempre...

Mil eternidades que mis ojos vislumbraron, y en ninguna vuestro ser se ha percatado, de que nunca apreciaste lo que tu alma pudiera sentir, y así siendo los sentimientos cenizas, volveréis al polvo de donde vinisteis.

Cuanta ironía detestable, cuanto hedor a falsedad... morid en paz, de una maldita vez.

9 mar. 2010

死 (Muerte - shi): Grotesco Requiem.

No voy a engañaros, hecho de menos ser nostálgico, no puedo engañar a esa parte de mí. Pero es que desaté tantos recuerdos en su día, que ahora mismo no puedo sentir pena por aquello que quemaría sin dudar si pudiera. Mi mente aún está colapsada de falsas sonrisas, besos vanos y miradas traidoras.

Creo que si esto fuera una dedicatoria lo último que haría falta es algún nombre, y creo que si es o no una dedicatoria dependería de quien lo leyera ¿no crees?.

Como cuando sientes ser de cristal, y tropiezas una y otra vez, temiendo romperte en mil pedazos, he sobrevivido entre llamas y caminado hasta la extenuación. Podría haber caído en el intento, pero ni por asomo llegué a romper ni un solo pedazo de mí. Y pensar que le debo tanto a tan miserable vida… pero si, le debo haber renacido, morir a placer en un ataúd perdido en el mar, y despertar en un paraíso gris y enmudecido, donde aprender a hablar el idioma que ahora hablo, para quien me pueda entender.

Si ahora vierais mis ojos podrías sentir que no eres igual que yo, que estoy mas muerto de lo que jamás imaginaste, y mi vida es mas pura y maldita en uno solo. Y sentiría ser tan arrogante si no fuera porque no me hacéis sentir nada en absoluto, nada mas allá de lo mortal.

Hace eternidades que mi interior se haya en paz, una paz inalcanzable para vos, como una melodía de violines escrita con la sangre de un corazón inmortal.

2 mar. 2010

Sonrisa eterna

Apunto de quemar el mundo dando de arder una sola lágrima, yaciendo plácidamente sobre espinas. Sin odio, vacío por completo de sensaciones tan vanas e inservibles. Ni siquiera sé qué versos darle a mi conciencia, ansiosa de triturar cualquier grito de auxilio. Y así en esta habitación sin color alguno, las eternidades se convierten en noches en vela, y las noches en pesadillas traumatizantes.

Vamos, poco a poco dibujando una sonrisa a cuchillo sobre la piel de nuestros temblorosos labios.

Y en cuestión de segundos nos deshacemos en sangre, haciéndonos a la risa eterna, maldiciendo nuestros pecados aún sabiendo que no podríamos vivir sin ellos.

Serenidad y fuego, calma ardiendo por un instante de paz, paz que asesinamos hace tiempo ¿No lo recuerdas?
Yo si.. y te aseguro que no quisiera recordarlo mas... todos, algún día... perdemos nuestro falso rostro. Y entonces... todo es tan vacío...