29 dic. 2010

La locura de un niño

Algunos desfiguran personajes que trataban de dar mensajes esperanzadores, los adolescentes normalmente sienten inquietudes muy poco duraderas, quizás mientras tanto conserven dicho mensaje intacto, para luego morir en un soplo de aire, una maña cualquiera, tras un despertar cualquiera.

Esos mensajes son los hijos de los hijos, y un escritor cualquiera, una noche del mismo parecer, decidió no volver a escribir. Ese escritor, decidió, a la mañana siguiente, deshacerse de todo lo que había escrito a lo largo de su vida. Un mes después, había recorrido el mundo entero. Un año después, tuvo un hijo. Una década después, el segundo. Cien años después, su hijo le llevaba flores a su lápida treinta años después de su muerte, en la lápida figuraba difícilmente leíble una frase: "Escribe tu vida y lee lo que el mundo ha escrito para ti."


Ni él ni su hijo han existido, al menos no más que ninguno de nosotros, ni menos.

Con los años, muchas veces, existe la sensación de haber cometido errores al elegir, los errores dan sentido a gran parte de la existencia, nunca hemos querido existir, y quemamos más de un libro de esos que narran nuestra vida al mundo, o los enterramos, el recurso que más viable nos parezca.

Somos meras posibilidades, somos unicornios parlantes en la mente de un loco, fantasmas de circo para un lector muy imaginativo, muñecos abandonados del niño que nunca quiso jugar. Existimos en las elecciones erróneas o acertadas que una vida puede escoger, existimos en todas y cada una de ellas, sin dejar, nunca, de existir para ninguna.

Aquel escritor, también decidió, la misma noche, escribir la historia de cómo un atormentado joven abandonaba sus sueños de novelista, viajaba por el mundo, tenía un hijo y dejaba alguna cita representativa para su lápida.

___

*El siguiente epílogo podría considerarse un spoiler de la película Las vidas posibles de Mr.Nobody.

-En esta vida, tu no existes, no sé porqué, sólo el arquitecto lo sabe.

-¿El arquitecto?

-El niño, el que fue corriendo detrás del tren.


Nemo Nobody, conversando consigo mismo, en Las vidas posibles de Mr.Nobody



25 dic. 2010

Nieve de cartón

Para los que nunca hemos necesitado de espíritus alentadores sociales, esto tan solo es un pequeño destrozo del alma más.

Toda una vida en la que se respira una realidad tristemente forzada, y ahora, junto con la nieve (esa que algunos nunca veremos salvo giro completo en nuestro futuro), sonrisas sostenidas con hilos trasparentes para los ojos, pero no a una sensatez medianamente despierta. 

Supongo que alguien se me ha debido adelantar en decirlo, si digo que todo esto es una farsa aborrecible pero que tiene algo de bueno en su interior. Por esa, y más razones, no lo diré. Quien tiene algo bueno en su interior lo tiene aunque las navidades sean tristes, y no tan "felices" como se predica. De hecho debe haber gente que pases unas putas y asquerosas navidades, no tengan forma alguna de hacer regalos a ningún ser querido, pero de alguna forma, tengan un corazón infinitamente más grande que todos los centros comerciales, San Nicolases, abetos adornados hasta la saciedad y villancicos estruendosos de este, nuestro tan poco material, siglo XXI

Mi regalo para todo el que lea esto es un simple pero sincero abrazo, si lo quiere.

___

Bueno, añado a lo dicho que empiezo a adorar la voz de un hombre al que nunca antes había prestado demasiada atención, a pesar de conocerle.

20 dic. 2010

El poeta abandonado

-La belleza es tan solo lo que la droga a nuestro sentido común, no ha de importarme nada que pueda considerarse material, ni superficial.

Se dijo a sí mismo. Mentía, pero aún así lo mantuvo. Creyó que se dormiría de un momento a otro, el sueño hace de muchos recuerdos adornos olvidados muy útiles para sentirse mejor con uno mismo cuando la mente se juzga a sí misma.

Pasado el rato, se convenció de que no era el momento, quizás aquella promesa que acababa de hacerse sería tan real como las horas que pasaban sin cesar, quizás no fuera uno de esos placebos para conciliar el sueño día tras día. Entonces se levantó, se dispuso pues a escribir, a componer poesía.

Y la pluma se detuvo justo antes de rozar el papel. Helado como el viento de aquel invierno, no era capaz de moverse, ni plasmar idea alguna.

Su mirada se mantenía fija en la pluma, amaneció y anocheció de nuevo, pero nunca encontró la forma de apartarla, enloqueciendo en sus adentros, sin inmutarse. Supo, en algún momento de su absurda y desquiciada existencia, que, a veces, la poesía es mucho más que palabras.

Pero él sólo era un poeta, y la poesía no entiende más que de poesía...

_____

"Los únicos artistas encantadores que conozco son malos artistas. los buenos sólo existen en lo que hacen, y, en consecuencia, carecen por completo de interés como personas. Un gran poeta, un poeta verdaderamente grande, es la menos poética de todas las criaturas. Pero los poetas de poca monta son absolutamente fascinantes. Cuanto peores son sus rimas, más pintoresco es su aspecto. el simple hecho de haber publicado un libro de sonetos de segunda categoría hace a un hombre absolutamente irresistible. Vive la poesía que es incapaz de escribir. Los otros escriben la poesía que no se atreven a poner por obra." Lord Henry , en El retrato de Dorian Gray

11 dic. 2010

Confesiones. (I)

Todos nos despertamos miles de veces al cabo de nuestra vida, todos nos sentimos vivos alguna vez, y otras tantas muertos que vagan por puta inercia. Envidio a los que guardan en sus recuerdos los momentos de vida únicamente, esos momentos en que respirar basta para entender el significado de la felicidad, otros mientras tanto se ahogan, sin saberlo, poco a poco.

Sin sueños no se puede vivir, admitámoslo, son nuestros pilares para no derrumbarnos cuando nos abrazamos a aquello que más cerca tenemos de cuanto apreciamos sabiendo que, si no tuviéramos sueños por delante, no habría fuerzas si quiera para dar tal abrazo.

Hace no mucho tiempo de la última vez que me sentí vivo, sin embargo, no logro hacer memoria. Quisiera lograrlo. Aún tengo sueños por delante, pero me siento inútil para alcanzarlos.

Es tiempo de ilusiones, por lo que, por curiosidad, por simple curiosidad, esperaré a ver el final de esta cada vez más vulgar obra.

___________

29 nov. 2010

El reino de la gótica felicidad... IV La puerta que jamás quiso abrirse


Erase una vez una vieja  mansión, no era muy habladora ni social, de hecho hacía muchísimo tiempo que no mostraba la más leve sonrisa, y la relación con su dueño empezaba a pender de un hilo, un hilo maltrecho. Él cada vez la visitaba menos, aunque nunca tuvieron un trato muy superficial, más bien se sentían mutuamente como aquellas almas que son conscientes de tener un "otro yo" en algún lugar del universo y su inmensidad. Una vida feliz e inocente, y otra sumida en la amargura.

Pero aún así, a pesar de todo, él, con su inocencia, recorrió todos y cada uno de sus pasillos, sintió cada poro de su apreciada mansión, vivió en ella durante días, noches, tormentas que apenas dejaban diferenciar lo uno de lo otro. Fríos e interminables inviernos. Sin importarle que a ella, nadie le importaba, ni siquiera él, y por supuesto jamás le devolvería ni tan siquiera un esbozo de sonrisa o simpatía.

Los secretos de ella no eran tales para él, demasiados años tratando de conocerla como si todas y cada de las paredes, puertas y ventanas, las hubiera hecho él mismo con sus propias manos.

Por supuesto, todas las historias tienen algún misterio, y en esta, era una simple puerta, otra más de tantas, no más especial que las demás. Pero esa puerta, jamás se abrió, su pomo no cedía lo más mínimo, y si algo no haría nunca él, sería romper una puerta, no entraría a la fuerza donde ella no quisiera que lo hiciera.

Y tras años, no pudo disimularlo más, la tristeza comenzó a invadirlo también a él, sentía que no podía hacer nada más por ella, y esa maldita puerta seguía sin mostrar el otro lado. Al siguiente invierno, decidió que no debía haber más, y que aquella puerta probablemente sólo contenía aquello que la mansión jamás mostraba, y de lo que jamás se desprendería, su eterno lúgubre corazón. Sencillamente guardaba esa parte de sí misma, y la otra... era él. Aquella noche él decidió que la puerta de su habitación tampoco se abriría nunca más, él nunca se iría de allí, si marchaba, con él se iría la única parte que sostenía los latidos con algo de verdadera vida en ella.

10 nov. 2010

Porque los fantasmas también recordamos





"-Cuando te vi sonreír, supe que aún tenías una oportunidad de ser feliz. Lamenté mucho que luego te volvieras así. Tan triste. Siempre con ropa negra y diciendo todas esas cosas terribles en tus canciones. Me sentí terriblemente mal por ti ¿Adonde se fue aquel niño (...)?


-Se murió de hambre. Yo soy su fantasma."


Conversación de Jude con Arlene en El Traje del muerto, de Joe Hill, capítulo 43


4 nov. 2010

Demasiado joven

Yo también tengo razones para no dormir, sin embargo... que le jodan, últimamente creo que dedico demasiado tiempo a pensar.
Soy demasiado joven como para preocuparme de si llegaré a ser suficientemente mayor.


Venga, sonriamos. 

28 oct. 2010

Estaciones

Cogió el último tren que pudo, aunque fuera fácil perderlo, acostumbraba a apurar el tiempo, saboreaba su desgaste, y esta vez, por importante que fuera llegar a tiempo, no sería diferente.

Demasiado frío, incluso para su gusto, había dejado el abrigo en casa una vez más, ya no podía remediarlo, es como esa pequeña parte de él que siempre arrastra y nunca logra llevar consigo, a todos nos falta un trocito de corazón.

Él se equivocó de destino, ella nunca quiso saber hacia donde fue, ninguno de los dos volvieron a ver sus caras, las palabras fueron inútiles, el tiempo no curó nada, la muerte solo fue una irremediable mofa mortal.

Pero él esperó, esperó siempre.

Y ella... ella jamás fue a devolverle aquel trozo de corazón robado...

19 oct. 2010

Más que fe.


Dime la verdad, ¿me echas de menos?

Lo dudo.

Pero siempre que dudo sé la verdad, y la ignoro, prefiero la duda. Igual que prefiero una imagen borrosa en mi memoria de ti, antes que abrir los ojos ver más allá.

Realmente soy estúpido, pero debería ser divertido si esto fuera una película tan larga como una vida, quizás una vida joven, quién sabe cuánto tardaré en cansarme de todo esto.



Bueno, ya estoy cansado, pero hay esperanzas, me sigue gustando soñar, siempre cosas rozando lo imposible, pero mantendré la idea de que algún día haya merecido la pena ser tan insensato durante tanto tiempo.

Miénteme, dime que me echas de menos, necesito escucharlo.

11 oct. 2010

Miedo


Es mi último minuto de vida, puedo sentirlo, puedo olerlo, apesta.

Nací para ser mudo, no esto. A veces la vida no se puede mirar con otros ojos, sencillamente todo está infectado y sin cura. No hay súplicas posibles, ya no.

Error tras error, pero dejé de culparme hace mucho, cuando supe que estaba muerto. Como un fantasma sin hogar, un alma que rehuyó de la compasión por ser huérfana de suspiros alentadores. Me acostumbre a ser la  rosa negra en un mundo sin color, quizás me equivoqué, pero no puedo juzgarlo ya, como todo en mi vida es algo más de lo que arrepentirse, y arrepentirse a destiempo.

Quizás, mas allá entienda porqué tantas veces he sentido la tentación de dejarme caer sin tan siquiera mirar a la mano tendida, o de tenderla solo cuando no se me imploran socorro, y acabar resbalándome, cayendo continuamente hasta estrellarme en el fondo del pozo. Así es como he tenido largas charlas con mi propio cadáver, y conozco como soy tanto vivo como muerto, me gustan ambas, están igual de muertas, en el mismo gélido, eterno e incomprensible silencio.

Guardaré para siempre algunas miradas, me aferro a que son lo único que han merecido la pena en este tiempo, eso y algunos silencios embriagadores que nunca debieron romperse, pero indebidamente, se rompieron.

Ya es tarde, es hora de irse, no hay tiempo para despedidas. Siempre me gustaron los días nublados, hoy lo es, buen día para un último minuto...

27 sept. 2010


Entró sin hacer ruido, y pidió silencio a la noche delicadamente, con el índice posado en los labios.

No sonreía, tampoco mostraba tristeza, pero no podía dejar de mirarla. Su rostro se había convertido en mi única inspiración. Soñando con soñar a su lado, una vida entera aprendiendo a respirar sin el sonido de su corazón.

Mil espejismos causados por su droga, una adicción insalvable, como un veneno mortal, lento y delirante.

Y ahora me hallo en el punto desde el que es imposible volver atrás, no hay retorno, no hay huida.

No deseo volver atrás. Deseo atravesar por completo la niebla entre nosotros.

Ella, tu, un nombre que jamás imaginé, unos ojos inolvidables, no sé si alcanzo a merecer tu mirada, no me importa, no sé si perdería la respiración al besarte, pero no dudaría en hacerlo.

Me arrancaría la piel para arroparte, pondría el infierno a tus pies, y que el frío no pueda rozarte, no el frío de la soledad.


Conciencia perdida, te doy mis últimos suspiros, en magia muerta convertidos, que van a parar a nuestro destino, aquel que una vez escribimos. 


Supongo que esto es un "te quiero".



25 sept. 2010

Sueño

Su sombra le hizo un gesto de negación, efectivamente, sabía que no podía vivir así para siempre. Pero de nuevo apagó las luces y se tumbó de lado, soportando el frío de aquella noche de invierno.




Despertó entre paredes de hielo. Caminó lentamente, pero el suelo se rompió.


Nadie pudo tenderle la mano, nadie le encontró, y aunque en realidad jamás despertó, un destello le abrió los ojos y en sueños su nombre pronunció. Lo había escuchado, era ella. Lo sabía, y se dejó hundir en lo más profundo.


Permaneció sin despertar, frío y oscuridad, no paraba de temblar, la piel erizada y la mente dormida, nadie sabe si siente ya, nadie se acercará a escuchar sus latidos, nadie dejará escapar un suspiro al pronunciar su nombre, en ningún lugar echarán de menos el ruido de sus pasos. 

Casi todo perdido.


Aún queda color en sus labios.

14 sept. 2010

No olvido, no puedo.



Una vez leí que la inspiración no se puede buscar, simplemente llega, irremediablemente, me gustaría desmentirlo pero no es así, llevo lo que me ha parecido poco menos que una eternidad buscando la forma de olvidar, de escoger un recuerdo y hacerlo añicos para siempre.

Sin embargo, si dejara de mentirme sabría que no es así. De hecho lo sé, no es así, no quiero que sea así.

Somos testigos de que el tiempo muere, lo somos y nos desquicia, ¿no es así?.

Mi tiempo muere lentamente, creo que así es como duele más, pero eso poco me importa.

Días. Más que un recuerdo.

Adiós. Odio esa palabra. 

Anhelo.

No lo puedo evitar.

13 sept. 2010

Inclinación

-Dame el último sorbo


Le acercó la copa y ella rechazó haciendo un gesto con la cabeza.

-Quiero decir que me lo des, tu.

Dejó caer el poco líquido que quedaba en su boca y la besó por un leve instante, entonces se pudo observar cómo bajaba por la garganta de la mujer el último trago.


Se levantaron como si no hubiera tiempo que perder, y marcharon.

Nada más entrar al hotel se tumbaron en el sofá, y notaron una pequeña inclinación, se dejaron caer al suelo. Ella estiró el brazo y apagó la única luz del salón, entonces le susurró al oído.

-¿Sabes que hoy será la noche más larga?


-¿Más larga? ¿Quieres decir...?


-Más larga, para siempre, sin final, tan sólo eso quiero decir.


Él no pudo evitar que la navaja le atravesara la garganta.

7 sept. 2010

Crónica de los seis infiernos

Lo echo de menos, no debería pero es así, aquellas almas casi tan corrompidas como la mía, aquel aire en el que era imposible no notar el hedor a esos otros seres como yo, que en algún momento... estuvieron allí.

Ha llegado la hora, y llegarán más y más dolorosas, pero dentro de poco serán momentos en que recordaré lo que sentí, anhelaré lo que perdí, y soñaré con lo que nunca llegué a tener.

Aquellas escaleras, aquella voz, esa imposible perdición que era día a día más enfermiza... esa enfermedad incurable que no deja quebrantar paredes y huir, es imposible olvidar, es definitivamente cruel intentarlo, pero recordar lo es más aún. Su cara oculta y prohibida nos abrasó sin remisión, y como un soldado caído e insensato nos levantamos demasiado tarde, cuando todo era ceniza.

Seis meses para morir, uno a uno degustando la frialdad con que se descomponía todo un reino de felicidad.
Seis infiernos en los que aprender a crear un nuevo imperio sin tristeza, y no poder olvidarlo jamás.

Aunque lo desees, aunque ello no te deje conciliar el sueño.

27 ago. 2010

...como hervir...

"Adiós..."

Y desperté con una cicatriz de fuego en la garganta, la sensación era como hervir en el interior de un cañón homicida a punto de ser disparado certeramente a la sien de mi propia conciencia.

Nubes que ahora son gritos desmoronándose en plena tormenta, cuchillas sedientas a punto de hacer de la justicia un mito insaciable, y a nosotros dos las víctimas de los sueños vacíos, los eternos imposibles...

No hay nada que no pueda estropear una despedida desafortunada.

21 ago. 2010

Gris amanecer

Aprendemos una y otra vez que lo único que queda es llorar sueños, derramar sin sentido el elixir de cada vida perdida… reescribir con mentiras el diario de de algo más que una vida.

Mientras tanto tiramos en vano de las cadenas del ayer, para sentir que podemos caminar con ellas, intentarlo y desfallecer justo en el momento en que llegamos al final.

El final de un día recién amanecido, con un amanecer ensombrecido…

Es la hora de ser realistas, no queda nada.

Ya ni siquiera queda un alentador suspiro de media noche en un día vacío, en una vida vacía, un futuro a punto de caer en el olvido, y un olvido al que damos la espalda.

Vivos que no respiran, engullen latidos en un mundo con el corazón extasiado, y predicamos nadar a favor de la corriente para caernos cuanto antes por la más próxima catarata.

No estamos muertos, no aún.

16 ago. 2010

Brillantez





"Extendió la mano hasta alcanzarla, justo antes de que decidiera soltarse..."

Dejó la pluma sobre el papel sin importarle mancharlo y se asomó a la ventana en busca de inspiración. Y es que hay veces en que uno no sabe si dar o quitar la vida ni la esperanza. 

Echa la vista atrás y no puede mirar el cielo...

Una estrella fugaz aniquilando el oxígeno a su paso y una noche menos para llegar a su ineludible final, una vez más, todos somos mortales, de alguna maldita forma...

31 jul. 2010

Sin llegar a ser uno

Un trozo de agonía, en un sangrante final, das la vuelta atrás, triste de ti, no alcanzas a olvidar...

Y te das cuenta de que no sabes ni siquiera plasmar, en un papel o una lágrima, tanta desolación, aquella que eres y has sido siempre. Pero arremetes una y otra vez, abriendo heridas imposibles de cerrar, caminando para volver atrás, por un camino fatídico. Las nubes tratan de alertarte, llueven sueños muertos y hace una leve tempestad, oscuros tonos embriagando una, vuestra, tumba de cristal.

Un cáliz suicida para borrar recuerdos, una noche de despedida, y una mirada con los ojos vendados...

Así es como ardió el mundo a nuestro alrededor y despertamos el uno junto a la soledad del otro, vacíos, y apartados de la realidad más allá de la mundana. Nunca quisimos perder la guerra de otra forma que no fuera luchando, y nos envenenamos de falsa felicidad antes de comenzar prestar batalla. Dulce derrota inaceptable, amargo respirar de crueldad, pues queremos volver a nacer.

Pero lo que somos está más allá de lo que el mundo quiera que seamos, somos una luz tenue y temblorosa en la impasible oscuridad, somos la sombra del amanecer, una mirada ciega, un corazón descorazonado, el grito ensordecedor del silencio, la panacea mortal, el sueño inalcanzable del mundo de los sueños realizados, el sentido de una vida sin sentido, el final de un principio eterno...



26 jul. 2010

悲しみ (Kanashimi - Tristeza)

Porque algunos momentos perduran por siempre... no tenemos forma de vivir sin ellos.

Y juro que tampoco quisiera hacerlo, son besos llevados de la mano por miradas que de alguna manera, llegan hasta el corazón y mueren tan solo cuando muere la pasión. Una sombra que simplifica una palabra, y un lugar que enmarca, cual prisión, un eterno adiós. Nunca más, no hay porqué, nunca más, no quieres saber el qué.

Adiós compasión, adiós sonrisas muertas, hasta nunca perfección. Y es que a cada minuto sin sentido parece morirse todo un mundo frente a mi, toda una vida sin fin.
Un sueño acomplejado, el sueño de un ser incomprensiblemente frustrado, luchando por no acabar triste en un lago a oscuras, absorbido por el tenue reflejo de una estrella. Una vez más... entre lazos mortales toca caminar.

De sobra sabes que los árboles de la esperanza por la noche son más brillantes, sin embargo huimos de ellos cuando sale la luna, quizás no estamos preparados para soñar con tanta luz.

20 jul. 2010

Instantes perdidos


Te quiero, o te odio, o no sé querer... ni odiar, y una vez más, perdido y sin nada que querer encontrar. 

O quizás si.

Nadar y nadar, como en un océano a oscuras, junto con el eco de una locura a exterminar algún día, cuando dejemos de danzar sobre cristales.

Te odio, te odio, te odio... y si, me encanta mentirme cuando es la solución menos dolorosa. 


Me encanta no mirarte cuando en realidad moriría por hacerlo, y degustar cada segundo de sufrimiento cerca tuyo, arder lentamente... a cada instante más intenso. 


Sé que tendrías miradas para cada momento, cada momento que jamás viviremos.

8 jul. 2010

Un par de trozos de ti



Mírame...

Pero no quieres mirar.

Abrázame...

Pero sabes que puedes quemar, y no lo harás.

Destruye el mundo por mi, y agotemos el oxígeno los dos solos.

Sabía que lo harías, por eso te lo pedí.




Cuidando las grietas, que ahora rompen una vez tras otra... los rostros que pueden mentir a quien es ciego, y la ceguera que solo maldice a los muertos, muertos que no supieron respirar la vida, una vida que intenta envenenar a quien pierde de vista su copa.

30 jun. 2010

Signos atroces, signos olvidados.

Sonreí sin pensarlo, cuando sabía que debía terminar de subir las escaleras y soltar la cerilla, solamente eso.

Es casi delirante el olor a humo, mucho más que delirante cuando sabes que las futuras cenizas son de tu propia casa, dada de arder por tus propias manos. No lo toméis a mal, no estoy loco, solo borro pruebas. En un instante... todo estará en su lugar.

Cuando nuestro hogar es toda esa vida que, arrastrándola, no deja volar nuestros sueños, y por fin tienes esa pequeña oportunidad de volver a nacer, de dejar atrás todo lo que perdiste, y encontrar cosas nuevas y más significativas... entonces es cuando agarras con todas tus fuerzas esa efímera oportunidad y olvidas cada error que te hundió en el pasado.

Así es como el fénix me ha bendecido y ahora cada noche es un nuevo amanecer para mí, una nueva vida...

Dije adiós una última vez, y comencé a caminar alejándome. Pronto estaré cerca de mi nuevo hogar.

26 jun. 2010

Vive rápido


Atrofiado, simples restos...

Y no quieres recordar, 
al menos no el porqué,
quizás te echarás atrás,
y así morirás sin saber.

Sin saber qué te deparaba el futuro...

E intentas arreglarlo,
volver atrás y sin pensarlo,
con una equivocación enmendarlo,
deberías acabar antes tu propio retrato.

Intentaste, como todos, llegar a la meta...

Y aprendiste a perder,
una vez más algo falló,
como tantos algún ayer,
como quien jamás venció.

Tardes frías y abrasantes, alertan del final...

E inspiran el maldito sueño,
aquel que nos arrastra con el viento,
nos recuerda que nunca tuvimos ningún dueño,
pero a la par es imposible no pensar que... lo siento.

Siento que el tiempo no se pueda marcar con los latidos que sólo unos, ciertos, labios provocan.

24 jun. 2010

La llama



Dentro del fuego todo se ve mejor y ya no necesitamos de nada para ser nosotros mismos, ¿verdad?. Justo cuando las llamas comienzan a destrozar tu interior y recuerdas cosas que en su momento eran totalmente vanas, ahora te hace llorar. Sabes que, de alguna forma, hay cosas que significan para ti mucho más de lo que imaginas. 


Y abres los ojos, estás ahí, observándote a ti mismo con lupa, y jugando a esconderte de tus propias miradas. Pasan los incesantes segundos, sigues consumiéndote poco a poco... sin pausa. 


Últimos pasos, recuerdas que antes de prenderte soñabas con llegar lejos, muy lejos, y ahora entiendes que eso no importa, que cada paso tiene el mismo valor, todos somos uno, y uno a uno no somos nadie, ni nada... solo ardemos como oxígeno en nuestra cárcel de estrellas, donde golpeamos barrote a barrote a la hora de dormir, para que nos dejen velar un poco más, pero hoy y siempre, es hora de dormir. 


Has tenido un leve sueño, y apunto de convertirte por completo en cenizas llamas al carcelero para que traiga la luna y puedas respirar su aroma por última vez. Tantas últimas veces que has perdido la noción de lo que conlleva un final, y es demasiado tarde para aprender a considerar. 


Ya hace horas que amaneció, y puedo sentir tu frío, por fin se apagó, ¿Dejaste de sufrir?.

17 jun. 2010

Abfluß mich IV (Desángrame IV): Ferse (Tacón)


A cada instante los pasos se escuchaban más y más fuerte, y el eco del tacón dominaba mis tímpanos sin remedio. Fueron unos segundos en los que la sangre me hirvió como nunca. Han pasado siglos y aún puedo recordar cada sombra de su figura.

Apenas acercó sus labios y su aliento ya recorría mi cuello, mi miserable y eterna vida no podía resistirse a su fragancia, e hipnotizado dejé que me guiara, una vez más, una última vez. Y así es como conocí su rostro tras el velo de los sueños, tras tantos delirios en la noche, haber probado una y otra vez esa rojiza y líquida droga no era más que un ritual insignificante. Pero ella creaba una adicción desmesurada, no pude, ni quise hacer nada...

Noche que muere, y en la eternidad se rehace, imperios de niebla, que acomodan nuestra pequeña pero incurable maldición. Palacio hecho del destello de sus ojos, del que nunca podré salir, y donde moriré desde mi particular ataúd cuando ella quiera, de un solo beso que romperá mis venas una a una hasta desangrar mi cuerpo, dibujando en lo más profundo de mí un corazón de terciopelo para que mi ser sea consciente de que si noto mi latir es por ella, y para ella...

16 jun. 2010

Pequeñas grandes venganzas.

Agarró y golpeó una y otra vez su cabeza contra el suelo, incluso él sabía que no podía estar más desangrado. pero no paró, tan solo comenzó a cesar cuando vio que era la hora, y tenía prisa, mucha prisa. Pensaba que no llegaría a tiempo, pero metió la escopeta en el coche, la tapó, abrió el maletero y dentro metió el cadáver. Al momento arrancó el coche.
Nadie era consciente de lo que él había hecho, ni lo que iba a hacer, o sería capaz por hacerlo.

Una noche después...

Tomaba con ciertos nervios un calmante mientras alguien llamó a la puerta. Sin tomarlo, fue a abrir. Momentos después, arrastraba el cuerpo del invitado por el suelo, tras haberle volado la cabeza de un disparo. 

Ya está, todo culminado, los había matado a los dos, tanto a él como a ella. Una vez prometió que no dejaría que nada malo le ocurriera, se lo prometió a ella, la que era su amor. Y aparecieron ellos, para saldar viejas cuentas de inocente juventud y arrebatársela de los lazos de la vida. No podía dejar las cartas tal y como estaban, ahora sin embargo solo un paso más y... una larga caída hasta el suelo.

9 jun. 2010

Calla, por favor

Aún sigues ahí; y sabes que perdí la inspiración hace muchísimo tiempo. Y es que aunque estaba escondido entre la niebla, escuchaba a tu fantasma pisar las lagunas de mi pasado. Nunca hubo una última oportunidad, porque sabías que iba a fallarlas todas, una a una, hasta sentirme destrozado y pasar a no ser nada, nada para ti. Pero algo tuviste que olvidar, sino ahora un servidor debería formar parte de la corona de cenizas que el pesar lleva siempre consigo. Y no es así... aún.

-Hace tiempo de la última vez que viniste, ¿no es así?

-Deberías saberlo, nunca vengo por voluntad propia.

-Pero el reflejo del lago es el reflejo de tus lágrimas, de cada momento que has pasado aquí, y eso te hace sentir mejor, tu también sabes eso.

-Que lo sepa... no quiere decir gran cosa, ¿crees de verdad que me place venir a desolarme donde hasta la tristeza se encontraría solitaria y amargada? No, nadie quiere venir aquí, ni siquiera yo.

-Puede que tengas razón, al fin y al cabo un mar de llantos pueden consolar, pero no son el sentido de la vida para nadie, más bien el último escalón para bajar al pozo sin fondo de la desesperación.

-¿Crees que me importa? ¿Crees que..

-¡Evidentemente! Si no quisieras hablar con tu reflejo cada vez que vienes aquí cerrarías los ojos, no dirías palabra alguna, pero no, observas mi rostro desfigurarse por la leve brisa, mientras te digo lo que quieres escuchar, cuando quieres escucharlo, y de la forma más indolora posible, soy tu particular morfina.

Ahora es cuando uno cierra los ojos y cree haber huido de aquel maldito lugar, la voz se ha callado...
una vez más.

29 may. 2010

Y un sollozo arrulla ahora la soledad.

Hay huellas que no mienten, no todo en la vida es capaz de engañarte, así que no está de más pararse a ver qué paisaje puede ser tu improvisado sepulcro.

Siempre podremos alcanzar de nuevo nuestros sueños, un poco tarde, pero mis ilusiones aún siguen igual de inocentes, tan solo hay que encender esa pequeña y modesta vela que iluminaba la cárcel donde habitan esperanzas caídas hace no tanto. Y es que en el fondo continuamos siendo unos imbéciles, pero no se nos puede culpar, somos así, creo que nacimos para estar aborrecidos de nacer como tales, inculpables de nuestros propios errores. Y en otra vida, quizás, nos daremos cuenta, al otro lado del espejo, más allá.

Héroes no existen, porque las batallas son para vivos, son aquellos que perecen con orgullo mientras ven estrellas caer contra el suelo y a las musas del Olimpo llorar. Así fue y será el declive.

Y un sollozo arrulla ahora la soledad.

Tan solo quería gritar mientras golpeaba la pared en un intento de apaciguar mi ira, debo de ser como un crío.
Pues aún quiero matar al dragón.

13 may. 2010

Abfluß mich III (Desángrame III): Die Nacht (La noche)


Agarró mi cuello sin dudarlo, el postre ya estaba servido, y en bandeja el placer destilaba más allá de la cena, pues la luna había llegado incluso a resplandecer en lo más inmenso del cielo aquella noche.

La sombra de su cuerpo era perfecta, su perfume un delirio para mis cabales, y segundo tras segundo, mi joven cordura sabía que no aguantaría mucho más sin ella, sin poseerla, sin tenerla para sí. Ambos cerramos los ojos y abrimos nuestras alas, lo más parecido en vida a volar, pero en la completa oscuridad, arropados por las sombras, sombras que nuestros cuerpos dibujan en poca luz que dejamos entrar. Una gota de aquello que podéis imaginar resbalando lenta y cuidadosamente, de su lengua a sus labios, de sus labios a los míos, y muriendo entre los dos, una gota que marca el rastro de un hilo a seguir para encontrarle sentido a la noche. La noche que jamás acabaría, la noche imperecedera, nuestra noche, nuestra vida, la preciosa y martirizante eternidad.

Y una estrella fugaz dando de arder a tantos sueños cristalinos y rompibles como pudimos tener alguna vez, nos despojó por completo de los ríos de pesares que aún alimentábamos a cada amanecer, el fin comenzaba... y no acabará.

Desmembrando trocito a trocito la vana felicidad que nos encontramos en nuestros dulces pero largos e insufribles caminos, ahora en una sola y mágica noche, todo teñido de un rojo carmesí, nos perdemos en la locura más profunda que vivos, pudimos soportar.

Y pusimos las cortinas para evitar los primeros rayos de luz, siempre nos gustó jugar con fuego, al poco desapareciste rozando con tus dedos hasta el último momento mis ansiosos labios. No pude evitar caer rendido a tus pies, no en aquel instante, cuando un adiós jamás supo tan ensangrentado.

11 may. 2010

Cicatrices.


Tu y yo, junto a la boca del infierno,
abrazados en nuestra locura.
Y aún guardando nuestra poca cordura,
juegas a torturar los labios sin dueño.

Ríos de sal, para adornar nuestro entierro,
dejando el jardín del edén ardiendo.
Y con las llamas iluminando nuestro invierno,
atrás dejamos el frío que nos cortó el aliento.

Mírame, destrozándome,
dame un segundo más, 
para olvidarte y desaparecer,
y no sentir ya nada por fin.

He de tomar una decisión, 
pero viendo tus ojos tan solo puedo arrastrarme, 
Quiero volver en mí, 
pero no puedo bajar los párpados, no mirándote.

Llorando sangre que no llegará a caer, recordando por una vez que nuestra alma fue una sola, pero no importa, ya nada... nada puede mover las montañas que aplastaron un mundo entero, lo que fue destruido así ha de permanecer, pues tan solo tenemos un instante para vivir, y será un instante que no volveré a dejar ir.

Busco un destino donde cicatrizar de una vez por todas todas las heridas que dejaron tus espinas.


30 abr. 2010

Cristales empañados


A cada latido nos movemos acompasados, lentamente casi con torpeza, son los últimos instantes antes de morir, aquellos en los que de verdad eres tu mismo y nada estorba a tus pensamientos, ya no hay nada que ocultar, nada que perder, ni nada que nos pueda engañar, por fin vemos la realidad en su esperpéntico espectáculo.

Una dosis más, quizás calme el dolor hasta que todo acabe.

Pero no quiero que acabe, ahora me doy cuenta de que intentarlo una y otra vez también me resultaba placentero, si, equivocarme, caerme, y tener que levantarme con las heridas sangrando cada vez más, creo que empiezo a añorar esa sensación.

Pero como si estuviera en un coche ardiendo y el humo fuera morfina para mi corazón, cierro la puerta y trago saliva, esperando que todo salte en mil pedazos de una vez, y mientras, disfruto dibujando sonrisas tétricas en el vaho del cristal. Nunca me había sentido tan inentendible, pero inevitablemente, me siento tranquilo y disfruto del momento.

Comienzo a pensar que todo esto es un sueño, no hay dolor.

27 abr. 2010

Caos, ansiedad... y serenidad. (Mi rabia y mi serenidad II)

Creo que te debo dar las gracias, aunque no seas más que esa pequeña vocecita inmoladora y suicida que no me deja respirar. Ahora he entendido algo nuevo, en el fondo poco importa a qué se lo debo, lo única enseñanza es que debo caminar de nuevo, dejar de atarme una y otra vez a las cadenas del pasado por propia voluntad, hacer magia y olvidar, maltratar cada instante de locura que aún me hace sucumbir a veces, y renacer...

Un momento de ansiedad más, y...

Cordura... por fin algo de cordura después de tanto tiempo en un completo caos.

Parece que ahora puedo ver las cosas con un poco de serenidad, hay mucho dolor, y la nostalgia casi podría abrasarme las pupilas como si presenciara aquello que me hace llorar sangre, pero definitivamente podré soportarlo.

O sino...

Sino volveré a caer en el intento.

24 abr. 2010

Cruzada

Así de simple es todo, ¿Quiero o no quiero?

Jamás me asaltó una pregunta tan complicada, y ahora me veo entre la espada y el barranco, y apunto de saltar a ver, por curiosidad, si todo es mejor así...

Un paso más, un centímetro más, la arena ya cae poco a poco, casi puedes sentir el aire al caer, sólo un poco más, atrévete.

No debo hacer caso a mi conciencia, definitivamente, y por eso mismo decidí que la espada me atravesara por completo.

Todavía guardo algo de dolor, no se si para regalarlo a quien de verdad se lo merece, pero sé que me siento bien así, sufriendo por aquello que amo en lugar de renunciar al dolor y al amor, y no, no pienso ser imbécil, es otra cosa muy diferente. Cuando crucé el infierno de par en par para llegar hasta un lago de pureza sí fui imbécil, y así me ahogué, como merecía. Pero ahora no, sé que lo más probable es que esté equivocado, pero me da igual, ya no me importa nada, nada salvo lo que ha de importarme.

¿Un suicidio más? Nunca son suficientes.

No cuando se trata de vivir.

20 abr. 2010

Para ti

Perdón, perdón por cometer tantos errores. Hace tiempo que los dos soñábamos con lo mismo, y juro que daría lo que fuera porque volviera a ser así, porque yo sigo soñando igual que entonces, porque te sigo queriendo tanto o más. Volverte a ver es lo que más ilusión me hace en la vida a cada momento que pasa y no puedo remediarlo, si en algún momento odias que te ame me odiaré a mi mismo, y no te sientas culpable. Tan sólo quiero dar mi vida para hacerte feliz, y cuando no he podido ya he llorado de impotencia cuanto podía llorar, siempre sin que me vieras, o eso creo, porque no quiero por nada del mundo se borre una sonrisa de tu cara por culpa de mis lágrimas.
Ya sabes que te quiero, pero a veces tengo tantísimo miedo a perderte, a no poder volvértelo a decir porque tu corazón pertenezca a alguien... 
Y todo eso me hace sentir imbécil, y con razón, si esto está pasando es porque en algún momento metí la pata de una forma increíble, algo tuve que hacer muy mal, porque ser sigo siendo el mismo que hace tiempo, cuando nos conocimos. Que en realidad al 'yo' que viste en persona por primera vez solo fue un patético imbécil al que le superó la situación, y después cuando volvimos a estar separados... bueno, fue una mala etapa de mi vida, de lo que ocurría a diario a mi alrededor, normal que nos distanciáramos. Y esta segunda vez que nos encontramos... todo iba bien pero no lo suficiente, puedo asegurar que cuando te veía sonreír estando conmigo era la persona más feliz del mundo. Hacerte feliz, por poquito que sea, es por lo único que hago lo que haga falta, pero perdóname si a veces meto la pata intentándolo, recuerda que tengo muchísimo miedo a perderte del todo y que lo que me rodea en algunos momentos no está precisamente a mi favor.

Te quiero, no sé si sabes cuanto.
Daría mi vida por ti, no me cansaré de decirlo mientras viva.
Tan sólo quiero hacerte feliz, como en otro tiempo lo hice, hacerlo siempre.

PD: No puedo olvidar tus labios.

11 abr. 2010

Demasiado tarde

...y que un solo error nos haga caer hasta lo mas profundo...

Somos como los esclavos postrados ante los dados de algún Dios, no queriendo abrir los ojos cuando nos tiende la mano con la suerte echada. Da igual que no podamos volver atrás para remediar nada, insistimos en querer echar la vista hacia atrás.

Creo que nos conocimos sin querer, no estaría seguro, o no quisiera estarlo. Y sin remediar lo irremediable, estábamos con la piel apunto de arder. A pesar de no aprovechar la luz de la luna, todo fue sobre ruedas, las ruedas de un carruaje directo al infierno.

Darse cuenta de todo no es más que el principio del calvario, y en la cruz no hay final , sino principio de un cuento macabro a contar. Que esta historia no es una hecha para dormir, era algo que tuve que pensar antes de adentrarme en ella. Ya no puedo dormir, es demasiado tarde... ya no quiero dormir, porque sé que despertaré sin ella, porque sé que muero noche tras noche al no sentir su aliento...

7 abr. 2010

Der kuss (El beso)

Que sus labios y los míos mueran el uno en el otro, y que poro a poro todo quede en un encaje perfecto. Que la lluvia impregne nuestros rostros si quiere, poco importa. Y que nuestras miradas se crucen hasta el momento en que cerremos los ojos, pues no hará falta ver para creer.

Un segundo eterno, un instante para morir, un silencio inefable, un recuerdo de por vida, que desgarra mi vida en busca de tu compañía, en la compañía de tus labios. En el regazo de la diosa de mis sueños, del martirio de mi realidad.

Quisiera morir en el instante que roce tu boca una vez ,aunque sea última, más. Y que un abrazo para volar juntos para siempre sea poco; y es que sé echar de menos, pero no separarme de lo que mas amo.

30 mar. 2010

Una última bala.

Raíces atrapándome una y otra vez, y es que no quiero dejar a un lado lo que soy, aunque a veces no lo admita.
Estoy cansado, no siempre he de escribir cosas bonitas, lo bello también está en un profundo silencio, en una mirada, en un gesto, en un beso, o en un latido.

He aborrecido de una maldita vez todo lo que me rodea, transformado en palabras cada río de lágrimas por culpa de algún que otro mortal. Y quiero descansar de una vez, olvidar todo, porque aquello que no recuerdas no puedes anhelarlo, y no, no quiero anhelar mas lo que me crea todo este gris halo.

Una bala por los errores pasados, otra por no saber paliar el sufrimiento ni propio ni ajeno, otra por encumbrar dioses de cartón, otra por no tirarme al precipicio a tiempo.

Y una última a mi salud.

-Futuros sueños de cristal, reflejados en los apenados ojos de un condenado inmortal.-

25 mar. 2010

Tumba de amor.

Te amo.

Me muero.

Nada mas, tan solo puedo sentir eso.

Cada noche la luna brillando ante mi, y en un leve descuido me abrasa con su reflejo, me he vuelto tan débil que casi no se distinguir si estoy loco o realmente te quiero. Me he convertido en alguien tan soñador a la par que melancólico... que casi podría decirse juego a andar por el borde del precipicio.

Sueños que amenazan con convertirse en pesadillas... cada noche guardando mis esperanzas, una simple sonrisa que me valdría para atrapar mi corazón como la garra de una bestia vampírica. Y aún ambos sabemos que nada es tan fácil como lo es soñar y aferrarse a ilusiones.

Añoro tus labios, echo de menos tu mirada, creo que nunca podré salir de la cárcel de cristal en la que me sumí y que puedo pasar una eternidad de dolor queriendo paliar los errores pasados.

Pero aún así nunca es hora de llorar, porque si me quieres no me querrás ver llorar, y si me quieres... entonces puedo decir que te amo.

23 mar. 2010

Lentamente...



Tan lentamente que casi pueda saborear cada segundo en que atraviesa una a una las gotas de mi sangre, y pueda gritar en mi asqueroso silencio una y otra vez, implorando la piedad que nunca se me dará.

De venas arrancadas estará adornada mi lápida, salpicada por mi negra sangre, apartada de la luz del sol, aullando bajo la luz de la noche imperecedera.  Así será después de mi agonizante ejecución.
Un segundo mas, casi puedo sentirme perder la conciencia...

Pero aún sigo escribiendo delirios, aún no soy solo un fantasma, vago perdido entre muertos y no muertos. Elegí morir sin arrodillarme, y ahora me arrodillo muerto. Nunca lloré en vida, pero muerto me deshago en lágrimas.

Tan lentamente que podré recordar cada instante como una vida en sí... tan lenta y dolorosamente que quizás, algún día... vuelva a vengarme.

Ahora estoy empalado por mi falso rencor. Buscaré la manera de volver a estar muerto... en vida.

16 mar. 2010

Roto, muerto, vivo.

Roto por dentro, acuchillado por los cristales y mi piel siendo quebrada cada vez mas... dulce dolor, hacía tanto tiempo desde la última vez que nos vimos...

Tu y la empalagosa agonía que hace supurar mis heridas una y otra vez, como la tuerca que nunca acaba de atornillar, que chirría y apura cada milímetro.

Ya veo que también estáis aquí... no me preocupáis ya, no como antes, eráis preciosa, eráis perfecta, eráis mi vida.... y ahora sois la sombra de lo que siempre desechamos, una deshonra a vuestro propio ideal, una caricatura de lo que odiasteis siempre...

Mil eternidades que mis ojos vislumbraron, y en ninguna vuestro ser se ha percatado, de que nunca apreciaste lo que tu alma pudiera sentir, y así siendo los sentimientos cenizas, volveréis al polvo de donde vinisteis.

Cuanta ironía detestable, cuanto hedor a falsedad... morid en paz, de una maldita vez.

9 mar. 2010

死 (Muerte - shi): Grotesco Requiem.

No voy a engañaros, hecho de menos ser nostálgico, no puedo engañar a esa parte de mí. Pero es que desaté tantos recuerdos en su día, que ahora mismo no puedo sentir pena por aquello que quemaría sin dudar si pudiera. Mi mente aún está colapsada de falsas sonrisas, besos vanos y miradas traidoras.

Creo que si esto fuera una dedicatoria lo último que haría falta es algún nombre, y creo que si es o no una dedicatoria dependería de quien lo leyera ¿no crees?.

Como cuando sientes ser de cristal, y tropiezas una y otra vez, temiendo romperte en mil pedazos, he sobrevivido entre llamas y caminado hasta la extenuación. Podría haber caído en el intento, pero ni por asomo llegué a romper ni un solo pedazo de mí. Y pensar que le debo tanto a tan miserable vida… pero si, le debo haber renacido, morir a placer en un ataúd perdido en el mar, y despertar en un paraíso gris y enmudecido, donde aprender a hablar el idioma que ahora hablo, para quien me pueda entender.

Si ahora vierais mis ojos podrías sentir que no eres igual que yo, que estoy mas muerto de lo que jamás imaginaste, y mi vida es mas pura y maldita en uno solo. Y sentiría ser tan arrogante si no fuera porque no me hacéis sentir nada en absoluto, nada mas allá de lo mortal.

Hace eternidades que mi interior se haya en paz, una paz inalcanzable para vos, como una melodía de violines escrita con la sangre de un corazón inmortal.

2 mar. 2010

Sonrisa eterna

Apunto de quemar el mundo dando de arder una sola lágrima, yaciendo plácidamente sobre espinas. Sin odio, vacío por completo de sensaciones tan vanas e inservibles. Ni siquiera sé qué versos darle a mi conciencia, ansiosa de triturar cualquier grito de auxilio. Y así en esta habitación sin color alguno, las eternidades se convierten en noches en vela, y las noches en pesadillas traumatizantes.

Vamos, poco a poco dibujando una sonrisa a cuchillo sobre la piel de nuestros temblorosos labios.

Y en cuestión de segundos nos deshacemos en sangre, haciéndonos a la risa eterna, maldiciendo nuestros pecados aún sabiendo que no podríamos vivir sin ellos.

Serenidad y fuego, calma ardiendo por un instante de paz, paz que asesinamos hace tiempo ¿No lo recuerdas?
Yo si.. y te aseguro que no quisiera recordarlo mas... todos, algún día... perdemos nuestro falso rostro. Y entonces... todo es tan vacío...

23 feb. 2010

Santos

Si, a veces los caminos son tan difíciles que parece nuestro corazón desfallecer una y otra vez, nunca me cansaré de sentirlo, y puede que muera así, o puede que viva con ello.
Santos que deberían bajar a por mis huesos, a por mis venas y mi alma, y llevárselos junto a un pedestal, donde yo observe arrodillado lo que he desechado por no saber apreciar nada, por perder todo a cada momento una y otra vez los pilares que mantienen fijas mis miradas, vacías miradas que de un reflejo me rompen el alma, y el corazón... en sangrantes pedazos arrojados al río que mis propias venas han regado.

Santos que arroparán por última vez mi paz, para que duerma eternamente, crucificada en pos de un futuro suicida, de un grito que silencioso se hace en la tortura y vuelve en sí a la cordura. Así que supongo que ahora somos libres, libres y cuerdos, podemos andar hacia el barranco y jugar a caernos, supongo que es lo que siempre he querido, o al menos buscado, un rostro triste que suceda a la sonrisa, un tacto suave pero mortal, pues lo efímero nunca fue nada fácil de llorar.

18 feb. 2010

El Imperio de las pasiones olvidadas

Trizas, hecho trizas y sin dar mas de mí. Cuantas veces, hace tiempo, supe ver que debía cambiar, pero eso no es propio de mi, no de los que son como yo. Me recompongo en palabras que nadie debería leer, tal vez.

Pero siento que se me da bien arder y ser ceniza, que si nací para enmarcar con mis propias vísceras el cuadro de mi final no será sino con orgullo y vigor, que nada puede parar ya la morfina aplicada al extremo dolor.
Por eso mismo ya no pienso en si existieron mentiras, si las ilusiones existen, los humanos son demasiado imperfectos, o yo no pertenezco a quienes lo hago, porque jamás volveré a dudar, sino que lo enmascaré a la rigurosa perfección. Ya nada de balbuceos inseguros, ni una sola mirada a destiempo, nada de empañar cristales con el aliento entre llanto y llanto. Como quien levanta un nuevo Imperio de las cenizas de un reino, como la sombra que sale al sol sin miedo y ese adiós que no tiene miedo a perder nada... el mundo es tan solo una obra insulsa de pasión que mi corona dará vida y alma, y sucumbirá entre mis sombras, dejándose crear de nuevo con una visión tan pasional digna de dioses... dioses que caminan, noche tras noche, silenciosos, sabiendo que portan un don mas allá de lo que alcanzan los ojos a ver.

Dioses cuya alma y su pureza podrían ridiculizar cualquier amor humano.

Dioses que vagamos en nuestro imperio de pasiones olvidadas.

13 feb. 2010

ため息 (tameiki - suspiro)

Lazos que ahora son de hielo,
un día me alzaron de la tumba,
nada mas comenzar a soñar.

Todavía no había comenzado a volar,
entre delirios de felicidad, sin siquiera pensar.

Alas rotas antes de emprender vuelo,
masacrando mi corazón sin duelo,
osando partirme el alma en dos, por ti muero...

12 feb. 2010

Eco

-Aún lo sientes ¿verdad?

-Como si ardiera en mi.

-¿Y porque algo tan efímero ha dejado tal herida?

-Quizás la herida la he hecho yo, el tiempo es absurdo, nada dura mas o menos, tan sólo nace y muere, todo es así.

-Si tan seguro estás ¿porque no aceptas lo que dices?

-Muy sencillo, eso sería dejarme morir.

-Pues muere en lugar de agonizar ¿no será todo esto un acto de masoquismo innecesario?

-¿Y porqué tantas preguntas?

-Lo complicado requiere de ellas, responde ¿Acaso esto no parece un masoquismo prescindible absolutamente? vamos, deja de sufrir.

-No, si sufro significa que al menos algo queda en mí, que aún sigo vivo. Prescindible o no, es así, y será parte de cuanto viva.

-Entonces ¿Admites que sufres y no tienes salvación?

-Me da igual dejar o no de sufrir ¿No te das cuenta? En su día fui feliz, por poco tiempo, pero sucedió, los recuerdos aunque moribundos yacen en mí, junto con todo este dolor, y si tengo ganas de llorar sé que lo hago por esa felicidad que tanto lo merece, que cada lágrima no pertenece al olvido aún, que me quedan latidos que dar por aquello que quiero... aunque no lo tenga en mis brazos...

-Patético...

-...

-...a la par que miserable.

-¿Y?

-Nada, la cobardía no te deja ver todo cuanto incineras a cada segundo, todas las oportunidades de levantarte y andar de nuevo.

-Y aunque las viera preferiría no verlas.

-Entonces es sufrimiento a placer, supongo.

-Tómalo así, y eso es lo que cambia todo, no me puedes entender, déjalo.

-Incluso me pides que te deje hundirte en tu miseria.

-Y mi dolor, si, ni te imaginas cuanto duele vivir así, un instante es una crucifixión, y nunca acaba, nunca deja de sangrar, cada herida abierta ya, cada lagrima de sangre... cada reflejo de mi mismo perdido... todo cuanto soy ahora mismo no podrías imaginar lo mas mínimo cuánto puede llegar a ser de insufrible.

-No creo que nadie quiera saberlo ¿Porque te empeñas en contarme lo que te ocurre? Sabes que pierdes el tiempo.

-Igual que si no te lo contara.

-En ese caso al menos no perderías el tiempo.

-Mi tiempo se pierde solo, y yo con él.

-Vaya, pareces un niño quejica.

-Y tu una conciencia retorcida.

-Nada menos que la vuestra ¿Quien sino iba a dignarse a preguntaros nada en vuestro estado?

-Nadie. Tu tampoco deberías, no merece la pena.

-¿Porque?

-Porque mi corazón hace tiempo que se rompió. Y deberías saber que no puedo vivir sin él.

-Lo sé...

-No sabes nada.

.Lo sé...

9 feb. 2010

残酷 (zankoku ~ crueldad)

De verdad que intento no ser triste, puedo decir que simplemente soy sincero, y que no me importa escribir mis pesares, ni con ello empeorarlos.
Y pensar que todo son errores y aciertos... el azar no puede ser tan cruel, he tenido que decidirlo yo todo inconscientemente, y acabar por mis propios pasos tropezándome de una forma compulsiva hasta que olvidé la salida y el porqué estoy aquí. Me gustaría al menos poder estar de una pieza, y aunque nadie sea consciente de ello, sentir al menos una mísera felicidad, cosa que ahora mismo sólo puedo dibujar en mi rostro, como quien dibuja un sentimiento para olvidarse de que no lo puede sentir, o para mostrárselo a los demás y así engañarse no sólo a si mismo sino también a quien le rodea.
Y para mas tortura puedo sentir a la perfección que hecho de menos esos labios que tuve tan sólo un instante, y jamás... seguramente jamás volveré a tener.

Una a una, cayendo las horas, mi reloj me guarda rencor por querer ir mas deprisa y abandonar la oscuridad, por querer salir del laberinto antes de morir de ansiedad, y estar bajo su maldita serenidad.
No encuentro la salida, no la hay ya a estos niveles de locura... Quisiera arder por completo de una vez, o poder huir, vivir y aprender a volar, para no volver a caer aquí ya nunca mas...

4 feb. 2010

Perdido en un adiós


Aquella noche las estrellas iluminaban cada poro de tu precioso y deslumbrante rostro, aún podría sentir tu aliento en mi cuello susurrando un leve "te amo", roto por un profundo silencio.

Ambos luchamos por recuperar toda aquella luz que perdimos en el camino, que como nos prometimos volver a ver tras la sombra que el destino parecía guardarnos, y sonreíamos en la ingenuidad, éramos felices sin saber que no habría vuelta atrás. Pero un adiós maldice toda despedida....

Ahora ha pasado mucho tiempo, o al menos demasiado... nunca creí que pudiera soportar tal vida, pero tu recuerdo consigue que sueñe como un mortal, con volver a despertar a tu lado, no decir jamás adiós, y en lugar de ver la luz perderse a lo lejos, apagarla mientras pueda abrazarte, para no necesitar en la oscuridad buscarte.

Miles de besos que aún pueden curar otras tantas heridas, pero el tiempo marchita poco a poco los labios que morirán, sin anestesia para paliar tan inmenso dolor, en la agonía de saber que quien ama soy tan sólo yo.

3 feb. 2010

寒 い (Samui - Frío)

Me falta todo el abrigo que hace tantísimo tiempo en mis manos tuve... me falta recomponer la cordura de la que me deshice al ver tu precioso rostro...

Caían hojas alrededor de mi postrada figura ante vuestra tumba, hojas que el viento traía a mi, viento que susurraba: "estás loco, jamás volverá a ti" Y entonces caía en la realidad, soy el único ser del mundo que daría su vida por ella si así volviera a sonreír en vida, y no en sueños. No soy mas que la nube que murió con la tormenta, que lloró gota a gota su dolor el día en que ésta calló... y ahora todo es tan frío...

La sangre que lleva mis latidos a decirme que estoy vivo se hace hielo cuando choca con mis venas, y me hace anhelar los suyos como una armonía perdida en el recuerdo, como un sin fin de ecos muertos...

Supongo que no todos somos igual de fríos... no todos son de hielo, algunos saben dibujar la tristeza en su rostro, otros saben expresar la ira que da la impotencia, pero yo no soy más que un fantasma anhelante de la vida, pues echo de menos su calor... cada abrazo, cada segundo de pasión... y no sentir frío en mi interior.

28 ene. 2010

Abfluß mich II (Desángrame II): Ohne Schmerz (sin dolor)




Que si mis venas fueran arrancadas con fervor no lamerías ni una gota, son palabras que mienten. Ya no hablo de fantasmas, de rastros impuros que nunca debieron cruzarse en mi camino hacia coronar mi reino de sangre. Ahora hablo de princesas encantadas por el rojo de la vida, que saben que la oscuridad es sólo un don, y no se pierden en un edén ensangrentado por mí. Tras la muerte se alza la vida, y perdida la ilusión tan sólo nos queda soñar en la tempestad, como marionetas diabólicas bailando bajo la luz de una luna de fuego, nuestros hilos se rompieron y podemos ser libres mientras podamos estar en el cobijo que nos da la eterna noche.

Damos pasos sobre la tumba donde yace nuestra vida mortal, como si fueran lenguas de lava convirtiendo en cenizas aquellos recuerdos que jamás hemos querido poseer. Desterramos las lágrimas que cayeron cuando aún éramos pequeños insensatos, cuando antes de nacer no sabes sonreír a tu nueva vida, lloras sin remedio ni consuelo. Una vez nacidos aunque nuestros antifaces sean perfectos no podemos remediar sentirnos frustrados si no estamos saciados, si no podemos ver el reflejo de la noche en nuestras pupilas como lo ven ellos del sol, si no podemos exponer nuestras alas al viento que acaricia nuestros rostros. El mismo viento que roza el caparazón de nuestros sepulcros al caer el sol. Es entonces cuando el silencio en nuestra alma se hace insufrible porque no tenemos ese aliento que nos da la vida, y sentirnos muertos es tan sólo parte del eterno desierto que condenados recorreremos buscándonos.

Sin hilos que muevan nuestros mortecinos corazones, hace tiempo que saltaron al vacío en una noche de dolor. Nuestra pálida mirada aún busca desesperada la marca de los colmillos en el cuello del alma.

21 ene. 2010

Alas de ángel: una eternidad sin volar

Hay momentos en que no quisiera volver a la realidad, seguir en el mundo de mis sueños, y seguir sintiendo cómo se es feliz en él. Me miento, lo niego, duele, y rápidamente emprendo el vuelo hacia otro lado al que mirar.
Soy como aquello que siempre juré odiar. Una caricia soñada, un beso anhelado, o un adiós olvidado... si los recuerdos no fallan nada ha cambiado, aunque si todo siguiera igual no estaría ahora apunto de ser mi anti-héroe, mi esperpento personal, mi degradada imagen de la felicidad...

Cariños, dudas... nunca tiembles, ni pierdas la compostura. Sed, besos... todo perdido, en el mar del olvido.

Tu ser sangriento, mi reflejo inmortal, tu mirada en mi alma, una flecha que nunca conseguí sacar...

Recuerdos de un rostro, donde yacía tanto dolor como felicidad, y mi ser imploraba ver sonreír los labios que en silencio morían, y que en mis propios labios revivían. Como hace una eternidad susurré... necesito sentir vuestras alas cubriéndome en un abrazo... las mías quebraron hace tiempo, cuando el viento las rozó sin tu aliento.  Una eternidad sin vuestras alas, una eternidad sin volar, en picado hacia el infierno, sin poder volver atrás...

14 ene. 2010

Hijo de las lágrimas

Un cuchillo que siento jugando a atravesarme el corazón de una punzada... como quien no quiere gritar de dolor en plena tortura pero se le escucha clamar incluso en el cielo. Y mis propios latidos me hacen sentir la punta del cuchillo afilándose por momentos. Y aumentan como si se tratara de un suicida convencido.

Días, horas, segundos, instantes, recuerdos perdidos en la eternidad, como la sangre que ha hecho brillar mis ojos y aumentar la sed que nunca sacié. Ahora añoro romper los colmillos contra la piel.

Un reflejo mas de la luna, y en mi sepulcro busco apresurado cómo no sentir pena, si no puedo dejar de echar en falta cada segundo de su fragancia, cada segundo de su inmortal alma.

Un ser de nuestra naturaleza nunca dice adiós, tiene todo el tiempo de la existencia para enmendar errores, pero puede morir de tristeza, no existen remedios para amar sin sufrir tanto, y querer no llorar en ciertos casos, pues la noche nos educa como hijos de las lágrimas, y la sangre como hermanos del odio.

...si apenas llego a alcanzar los barrotes de mi cárcel, donde descanso entre agonía y mas agonía, no podré jamás alcanzar una salida, no sin antes morir, o perder mi eterna vida...

13 ene. 2010

Ojos hechos pedazos




Cristal, mas y mas cristal roto y esparcido por el suelo. ¿Donde estás? maldito reflejo que alguna vez en la vida buscas ansiando una vez mas sentirte tú, tan simple pero a la vez tan distante de todo lo que solemos sentir, no es fácil encontrarlo, un trozo de cristal... no tienes mirada, otro trozo... no tienes corazón, sigues buscando... no tienes alma... y perdido ya entras en estado de delirio. Tantos reflejos y ninguno acontece lo que buscáis, querrías saber mentir, pero no es fácil a vuestro propio ser.

¿Recuerdas aquel camino que hace tiempo te costó tanto recorrer? Entonces supongo que recuerdes el rastro de malos recuerdos, la infinidad de lágrimas que no cayeron pero hirieron vuestro corazón, y tantos segundos que se hicieron eternos pensando cuanto duraría el sufrimiento. Ahora buscas entre el reflejo de cada uno de esos momentos, y desearías encontrar algo diferente, pero es imposible...

Tus ojos se suicidan al ver tu verdadera mirada, y un lienzo de miradas sirve para inmortalizar tal dolor.

11 ene. 2010

Miradas al mar del olvido


¿Por que siento que todo cuanto me rodea está afilado?
¿Por que hace tiempo que no sé que sentir?

¿Enserio vivo para esto? No alcanzo a comprender lo que significa mantenerme en pie. Podría jurar que echo de menos todo cuanto dejé llevarse al mar... Que hacía tiempo que no sufría tanto al recordar, y que nada de lo que hay en mi es ni por asomo felicidad...

Tus ojos y su dulce mirada fue todo cuanto pude saborear de ti en la distancia del silencio, y ya no creo que pueda volver si quiera a verte con los mismos ojos enamoradizos y felices, no entiendo el curso de mi vida, jamas he entendido el porqué de nada, y aún creo que hay lugar para mi entre los suicidas sin corazón.

Cuando has visto tu vida irse por la brisa de una noche solitaria, ya crees en el infierno.

7 ene. 2010

Lengua de fuego

Dedos  de hielo que acarician el cuello antes de cortarlo, lengua de fuego que abrasa la sangre antes de lamerla gota a gota. Y cada pedazo de mi son como lineas de un texto escrito de una forma perturbada, apenas si hace falta leer comprendiendo para saber que todo tiene un único sentido, yo. Pero nunca tenemos suficiente con un pecado, con un error, si se me llama humano es simplemente por la naturaleza que guarda mi rostro, no en mi interior, podríamos llamarme inhumano y disimilar una eternidad, pero nada tiene sentido visto desde donde se haya el umbral. Nos cuesta ver la realidad, mirar a los ojos, observar que no todo está en las palabras y que nada está en lo escrito, tan sólo son gritos de ayuda que implora tu mente al leer esta locura. Y créeme, en tal locura se haya mas fantasía que en mil cuentos de horror destinados a asustar y que acaban por ridiculizar, la verdad no tiene un nombre con que llamar a mi mirada, los espejos no pueden reflejar todo cuanto la oscuridad, en su gris mas profundo, pueda crear.
Un alma que partida en dos no se puede crucificar, añora sentir las clavos como fuego y los gemidos entre ríos de sangre intoxicada por lamentos.
Dedos de hielo... que rodean el cuello finamente hasta sentir cómo rompe la piel...

4 ene. 2010

El juego de las cruces


Sonreír y mortificar, nada mas placentero que el masoquismo y la crueldad. Dos alas arrancadas de algún ángel para poder volar, y entonces nos damos cuenta de que no es tan difícil soñar.

Da un solo paso, y se coloca en la cruz, ahora ya no puede echarse atrás, tampoco quiere, pero querría poder caminar. Esta en el punto de mira de las sombras de aquel maldito lugar, encerrado, silenciado, y hasta la última gota de su sangre envenenado. No hay salida, y olvidó como llegó a aquel lugar, pero subiendo escalones, y sin tropezar alcanzó a no tener vértigo, a pesar de subir mas y mas.
El gatillo casi puede sentir el roce de la piel, y se dibuja una sonrisa macabra en el rostro del objetivo a merced. El suave tacto inspira tranquilidad con la que apretar, pero aún no quiere marcharse de aquella espiral. Y cuenta atrás, 5... no piensa en ningún momento, tan sólo sus alas se prestan a emprender el vuelo, 4... si mente fuera cuerda, aquello le llevaría  a la locura, 3... soñaría con parar el tiempo, 2... por nada del mundo apartaría su mirada, 1... y así perdió sus sentidos... ...y así cayó a morir en sus labios...

3 ene. 2010

La espina dorsal

Sangrante, un fino hilo que se estremece ante mis ojos y aún tiembla débilmente a pesar de parecer apunto de ser cortado. Y me pregunto porque se ha de sufrir, pero sé la respuesta y sé que prefiero ver la sangre correr por el hilo lentamente, a que este sea cortado.

Un silencio, en una oscuridad que jamás había presenciado, abro los ojos y no puedo evitar sentirme alejado... y si me siento así es porque no deseo estar aquí, mi corazón moriría por estar en otro lugar muy distinto.

Decir lo que siento, como desquitarme de mi espina dorsal en este mismo instante, no hay remedio ni tampoco cura, pero cualquier cuenta atrás sería menos cruel que esta tortura, y como un loco en su locura sufro cual delirio sin desmesura que nunca acaba de morir...

Como vertebras que se desmoronan mi compostura se viene abajo en cada momento que paso anhelando tu aliento.
Estrellas que agonizan en pequeños rayos de luz a cada momento, y como una catedral al derrumbarse, caen.

1 ene. 2010

Mentiras sinceras

Si, me volví a mentir a mi mismo con mi propia ingenuidad, queriendo luchar contra lo imposible, y se me da bien, luchar, que no soportar la derrota...

Apenas unas horas después aún siento todo, irse como si nada, y quedarme yo en mi cristalino desierto observando cómo mi fugaz mentira se refleja en cada rincón de mi alrededor, y de verdad me duele saber que he de seguir caminando entre el eco de todas las mentiras que yo mismo me dije, nadie mas escuchó, ni deseo que escuche... es la conciencia de un ser decapitado, no busca otra cosa que guardarse lo que debería desahogar, y convertir lágrimas en silencios, una mirada perdida en una palabra sin sentido, o segundos en eternidades sufridas a la frialdad de la sin razón.

Y de nuevo abro los ojos, y observo un espejo, mi mirada es la misma que no se encuentra a sí misma, y he de reconocerlo...