25 nov. 2009

Esto es el final...

Mirarme a los ojos, y ya no hay mas, el reflejo que adorna una fatídica realidad. Como mil años de sufrir, que nunca valieron la pena a seguir, y por fin lo descubrí. Es la linea de la vida, que hace giros imposibles con tal de dificultar el llegar hasta nuestro paradero donde descansar...

...pero todo cambia en un instante...

Pues ya no tengo sangre para que mis venas me hagan palpitar el corazón, ni quiero que mis pulmones en vano vuelvan a darme un sólo atisbo de respiración. ¿No me habré vuelto un suicida? No, porque quiero vivir, pero con un porqué, con un destino mas allá de perecer.Y es que por mucho que hallé, el mundo está demasaido hecho cenizas, aun nosé si merece la pena dejar de arder. ... ¿Porqué no iba a merecer la pena? Creo que ya lo he comprobado, con el tiempo, que hay infinitas razones para no seguir, pero aun así sigo...  camino y no desisto, en encumbrar mis pasos y enmudecer mis temidos vestigios de perdido.

Dame la mano una última vez, tan sólo quiero cruzar este último tramo del final, dime adiós, nos veremos en algún momento, de la eternidad.

23 nov. 2009

Orgullo de locura


Buenas noches, estamos en  ti para hacerte sufrir, no hay un don para salir de aquí, esto es la locura de tu interior. Hacia tiempo que no aparecíamos de una manera tan odiosa, ¿no es cierto? Pues tan solo dame una razón para no querer ser parte de vuestro teatro de rostros enfermizos, no necesito cura, pues soy la enfermedad de los sanos. Mírame, ¿Por qué no quieres observar mi sombra? Entiendo, sois débil, os hago daño, perdonad, tan sólo deseaba torturaros, y haceros sufrir todo aquello que mi ser ha acumulado durante toda la eternidad, ¿Recordáis los buenos momentos? Yo no, sólo recuerdo ese dolor insoportable en lo mas profundo de mi alma, y eso ya es insoportable, no anhelo ni un solo instante, aborrezco el tiempo tal y como ha pasado, y no me arrepiento de actos, sino de haberlos vivido. Ya es hora de incinerar sentimientos y momentos, di mi vida por aquello que no valía ni un segundo de mi existencia, y no crea arrepentimiento, sino ira, y en la extinción de mi álbum de fotos rotas hallaré el por qué de todo, y junto a él habrá una razón de ser, para mi deambulante y siniestro vivir…

Dejadme tropezar,
y aunque no pueda volver atrás,
equivocarme sin miedo a perder,
nada que no pueda volver a hallar.

19 nov. 2009

Hasta nunca

Labios, que se cortan con el viento en contra, sadismo que puede con la delicadeza del cariño, y perdemos nuestro sin sentido. Aun seguimos mas allá, hasta ver la luz del oscuro túnel hacia el final. Parecemos los despojos de una vida difícil de llevar, casi masacrados, arrastrándonos hacia la libertad, la libertad de nuestros sueños, que jamás quisimos tanto, como quisimos volver a nacer para abrazarnos eternamente, y no separarnos jamás. Momentos en que mis labios fueron tuyos, pero acabaron heridos y sangrando de amor, ya mis suspiros fueron llevados por el viento al mas allá. Cuando pedía a las estrellas poder amanecer al lado de vuestro antaño precioso rostro. Así hasta acabar quemando su luz mis ojos, y cerrarlos para encontrar mi esperanza, pero nunca fue hallada. Últimos momentos de cadenas de sangre, de lazos de amor, rotos por lo que nunca llenó mi corazón. Segundos para despedirse, y un abrazo nada profundo, que alejó para siempre nuestro trazo, nuestro camino y destino. No me sueltes, dije, pero me soltaste al vacío, y caí…

Ahora soy la sombra del dolor,
y embellezco por momentos,
momentos en que nunca,
nunca jamás seré de vos.

Y así es como una sonrisa
abarca una despedida.

11 nov. 2009

Aquella reliquia que arrojaste al mar...

Sangrando.... pero enterrando la sangre que corre por mi. Cansado de lágrimas, y dando de arder a los recuerdos que puedan ser como espina en mí. Soy aquella reliquia que arrojaste al mar, cuya deriva ha alejado hasta dejar de presenciar, para siempre jamás. No tengo palabras de anhelo, muertas han de estar, sólo desfallezco al pensar que haya perdido la oportunidad, pero las estrellas me dejan ver otro final, y en él no hay rastro de vuestra desquiciante inhumanidad. Me encanta deciros adiós, por que nunca me siento mejor, porque es para lo único que os tengo palabras.

7 nov. 2009

El príncipe perdido


¿Porqué mi vida es tan triste? …tan sólo la obligan, si parezco triste será por que no puedo ser feliz, ¿no? Jamás seas como yo, solo hallo tristes finales.
¿Porqué soy un ser de odio? …tan sólo es lo que me rodea, si parezco un ser de odio será porque el amor huye de mí. Nunca debes ser como yo, doy mi amor y no encuentro ninguno.
Los cuentos de hadas tan sólo parecen encontrarse en mis ilusorios e inocentes sueños, donde no hay tristeza ni odio, donde de verdad sería yo. Llevo toda mi vida en busca de mi princesa, cual imbécil principe en busca de algo imposible ¿no? Dando mi vida para llegar a la princesa de mis sueños, ese sueño de cuento de hadas. Entonces, ya en mis brazos, se hace cenizas, se desvanece y toda felicidad desaparece, entonces es cuando, con una lágrima aún por caer, despierto…




Un príncipe incrédulo,
un ángel sin alas,
que en mi eterno cuento de hadas,
vagaré sin mi amada.

Lamento



¿Porqué caen las gotas una a una y no cesan? ¿Estoy llorando , y lo que siento es dolor? Se ha acabado la felicidad, pues la melodía delos ángeles ahora es triste, y no da esperanzas, pero creo que podré soportarlo. O no, el espejo sólo me retrata el sufrimiento y mi silenciosa desesperación. Una tumba, mi tumba, y una rosa que el viento hace tiempo se llevó. Como un cuadro pintado para torturar, que mi mente no puede apartar.
Serán lágrimas lo que empañan mis ojos, serán trozos de mi corazón lo que se clava adentro de mi.Una voz me incita a dejar el llanto, y mi alma no puede hacer caso, me pregunto si alguien se ha sentido así, me pregunto cómo acabaron, cómo acabaré yo. Porque pienso en mi final y se entristece mi ser, lo que va quedando de mi pálido corazón tiene miedo, frío, se siente en un desierto nevado, cuya niebla infunde deseo de poder ver más allá y temor a ser cegado, de nuevo…



Viento vacío,
mi cruel, sólo mío,
destino valdío,
que haré por un río,
Río de soledad…

6 nov. 2009

Mi rabia y mi serenidad I

Cansado, por el abismo lanzado, suicidado, acabado, cayendo, llegando al final, mi serenidad me hundió. No pude luchar, la rabia me abandonó y la esperanza pereció. La sensación era calma, lo intenso aguardaba ansioso aplacado en mi mas oscuro y profundo interior. Difícil fue ver derrumbarse mis pilares y seguir en serenidad, imperturbable e inmutable. Aislé rencor, avaricia, odio, ambición, dolor, cólera y ambición. Preferí la autodestrucción, sin ambición que me llevara, ni sensación con que defender, dejé mi vida caer.
Un resquicio de dualidad, y como un altar por ocupar, la serenidad ha dado cabida a la rabia, y he resurgido, para la venganza. 

3 nov. 2009

La estrella de nuestro corazón

Aún no había anochecido, el viento cortaba el silencio y una estrella era su única compañía en la soledad.
Con la cara hundida entre sus brazos cruzados llenos de lágrimas, sentado en la superficie inmensa que deja un mundo vacío y oscuro, tan tétrica era la vida para él que ni siquiera el suicidio suponía un alivio. Soportar tanto dolor rozaba el masoquismo, y el sufrimiento se acrecentaba por momentos, tal como el placer de estar solo aliviaba el tormento. Aunque liviano paliativo es la soledad ante tanto que paliar.
Todo lo que le hacía vivir había desaparecido, ahogado en un pozo infinito, y él estaba agarrado al borde del maldito pozo, esperando que alguien le tienda la mano y salve lo que queda de él, o bien a que el tiempo haga su barrido y acabe con los restos.
Esto era la muerte, vivir de tal modo que no exista otra cosa que dolor y agonía, ahora morir era vivir, pensó. Pero nada le rodeaba, sólo su dolor y su soledad, que impregnaban todo a su alrededor. Así había de ser, pensó de nuevo, esperar a la muerte que haga lo que él no es ya capaz de hacer, salvar su vida. Pasó muchísimo tiempo hasta darse cuenta de que aquello no era la espera a la muerte, pues el tiempo transcurría sin trascendencia. Había de hacer algo, por fin miró a su alrededor con aprecio, aún sin haber nada que observar, sólo oscuridad. Se alzó, mantuvo sus ojos fijos en algún lugar que no podía apreciar, era sólo oscuro infinito, dejó de llorar, y sin la más mínima intención de moverse de donde quiera que estuviera, comenzó a imaginar, a soñar. Un lugar donde por fin existan seres que sean verdaderamente humanos, el amor sea algo más que una palabra y esa oscuridad que le rodeaba sea bella y eterna. Se percató de la estrella que, solitaria, le acompañaba en sus sueños, parecía ser el mundo que tanto anhelaba, inalcanzable, pero presente constantemente. Entonces levantó del brazo, acarició la silueta de la estrella como a su más preciado tesoro, por un momento le pareció sentir el mundo que sólo su mente más soñadora podía concebir. Sonrió, y se alejó de aquel lugar, para siempre jamás…

2 nov. 2009

El reino de la gótica felicidad... III Despierta

Despierta, abre los ojos, respira la panacea a todo dolor. No creas en nada, no hace falta, todo está ante ti, alcanza la felicidad, puedes hacerlo, tan sólo hazlo. No hay nada más que lo que desees, la vida no pertenece a este lugar, aquí sólo existe una cosa… lo único que existe en este oscuro y embellecido lugar es la realidad de los sueños, traídos desde lo más profundo del más humano corazón.

Sólo existen los sueños hechos realidad, despierta en el reino, de la gótica felicidad.

1 nov. 2009

El reino de la gótica felicidad... II Primer paso

Contempla el interior, las nubes lloran sonrisas, el mundo ha perdido su falsa humanidad, todo es real. Acompáñame para siempre, dame la mano, no te haré daño, pues aquí no existe el dolor. Nuestro reino será el edén de nuestros sueños más imposibles, donde los lagos se forman lágrima a lágrima de felicidad, la nocturna oscuridad ilumina las almas y nuestras tímidas esperanzas son convertidas en dulces realidades. Un feliz comienzo, para adentrarnos en un reino de felicidad eterna, no mundana ni vana, eterna e inimaginable.

Un tenebroso susurro te da la bienvenida al reino de la gótica felicidad.